“La Enfermería es el motor del Sistema Sanitario”

Pepa Rodríguez Araújo trabajaba de enfermera en el centro de salud de Baños de Molgas cuando en enero de 2020 fue designada subdirectora de Enfermería de Atención Primaria del Área Sanitaria de Ourense, Verín y O Barco de Valdeorras. Hablamos con esta profesional sobre diferentes temas de actualidad como la situación de la Atención Primaria, el proyecto Life Resystal o de la composición del comité que evaluará la gestión de la Covid-19, por lo de ahora, sin representación de Enfermería

 Lunes, 11 de octubre de 2021.- Pepa Rodríguez, subdirectora de Enfermería de Atención Primaria, ha vivido prácticamente todo su mandato marcado por la pandemia de la Covid-19. "No me lo esperaba así, la verdad", reconoce.

Tiene una gran experiencia en Atención Primaria. ¿Qué es lo que más disfruta de esta rama de la Enfermería?

El contacto con el paciente y la autonomía que la enfermera tiene para poder tratarlo de una forma integral. No solamente conoces al paciente, sino que tu trabajo también consiste en ver en qué entorno se mueve esa persona, y tratarla en su conjunto. Para hacer el seguimiento de una hipertensión, por ejemplo, es muy importante indagar más allá, buscar el por qué de esos niveles, que pueden ir, desde sus hábitos de vida hasta sus condicionantes familiares o sociales. Es un cuidado más transversal, que prioriza la prevención.

Estuve 22 años en el ámbito hospitalario (en Cirugía Cardiovascular-Neurocirugía) y para mí el trabajo más satisfactorio siempre era conocer al paciente más alla de la patología de base, buscar las causas de su malestar, si está estaba relacionada con la dolencia en sí o era provocado por lo que la enfermedad suponía en su vida.

Su mandato ha estado prácticamente desde el principio marcado por la pandemia de la Covid- 19 ¿Qué balance hace? ¿Ha sido como se esperaba?

No me lo esperaba así, la verdad, pero lo que sí sabía es que la Atención Primaria es un gran reto. Tenía mi ilusión puesta en poder hacer algunas cosas, pero no me imaginaba que el desafío iba a ser a este nivel. Mi objetivo es superarme día a día: cada mañana me levanto sin saber a qué nos tendremos que enfrentar, pero con el convencimiento de que con un gran equipo, que lo tengo, podremos intentar llegar a cualquier sitio. Y no de cualquier manera, sino poniendo la Enfermería siempre por delante, y lo que ello conlleva: el cuidado del paciente, con o sin pandemia de la Covid-19.

¿Cómo ve la Atención Primaria tras estos 19 meses de pandemia?

La veo con muchísimo futuro, con músculo, y como una solución para nuestro sistema sanitario. Siempre lo fue, quizás ahora habrá que cambiar ciertas cosas, pero creo que de eso se trata, de adaptarnos a las nuevas circunstancias y evolucionar. Mi opinión es que debemos ver toda esta situación como algo positivo y como una posibilidad de crecimiento y de mejora.

En esta línea de mejora de la Enfermería, de la Atención Primaria.... El plan piloto que pondrá en marcha el Sergas a partir de este mes, ¿ayudará a fortalecer este servicio?

Creo que es una oportunidad para darle al paciente la posibilidad de que pueda ser atendido por el profesional que realmente le va a solucionar el problema, y no ir de consulta en consulta. Es un proyecto con un trabajo inmenso detrás en el que hay involucrados muchos profesionales, desde PSXs , médicos, enfermeras, matronas, fisioterapeutas y profesionales del 061. Precisamente, son estos últimos los que llevan trabajando en este tipo de proceder desde hace muchísimos años, un sistema que se ha demostrado que funciona. Y aunque la Primaria no trabaje con la urgencia única y exclusivamente, sí que es cierto que se puede aprovechar lo bueno de otros sistemas e intentar mejorar lo que no estaba funcionando correctamente.

¿Confía en que este plan tendrá futuro y que será, finalmente, la forma en que se gestione la demanda en Atención Primaria?

Esto tenía que cambiar, mejorar, y para conseguirlo tenemos que ir probando. Como cualquier sistema, no sé si va a funcionar o no, pero lo que está claro es que debemos intentar dar una respuesta más eficaz al usuario. Gracias a este plan, la Enfermería va a tener más independencia y tengo claro que podremos hacer muchas más cosas, porque tenemos los conocimientos y tendremos la competencia para poder hacerlo.

Lo que propone el Sergas es una solución para reubicar al paciente con el profesional que mejor vaya a resolver su consulta. Por ejemplo, si necesita algún tipo de medicamento que no está en nuestra mano, pues a lo mejor ya debe ir directamente al farmacéutico. O cuestiones de ámbito social, se derivan a Trabajo Social. Se trata de intentar ordenar la atención sacando el máximo rendimiento a las competencias de cada profesional. De nada vale que lo atienda yo, si después tengo que derivarlo al facultativo y éste, a su vez, a la trabajadora social.

Con la prescripción enfermera, ¿estamos en el camino para que estas profesionales puedan desarrollar el 100% de sus competencias y ayudar así a descongestionar la situación de la Atención Primaria?

La prescripción enfermera lo que hará posible es que la enfermera sea finalista en algunos procesos que hasta el momento teníamos que derivar a otros profesionales. Se está trabajando en la prescripción, hace falta establecer protocolos, procedimientos, determinar en qué momento debemos derivar al paciente, etc. Pero bien regulada, la prescripción va a mejorar el servicio y la satisfacción del usuario.

Sanidade ha establecido que sean los administrativos de los centros de salud los que filtren la demanda a través de un cuestionario similar al que realiza el personal de la Central de Urxencias 061. ¿Se va a dar a mayores algún tipo de formación específica a estos profesionales?

Sí. En los grupos de trabajo de este plan están administrativos de todas las áreas. Ahora mismo su estado todavía es el de borrador, se está regulando el proyecto, pero evidentemente habrá que dar una formación a todos los profesionales implicados.

Este verano determinados centros de Atención Primaria han vivido situaciones límite, con ratios paciente/facultativo superiores a lo habitual. ¿Es una situación provocada por la pandemia, o la Covid-19 simplemente ha acelerado un deterioro que ya existía?

Hablamos de una pandemia mundial, que ha desbordado y colapsado numerosos servicios de salud nacionales y causado millones de muertos. En este contexto, hablar de deterioro de la Atención Primaria en Galicia no parece muy acertado, máxime cuando pese a la escasez de médicos de familia de los últimos años y al contagio, especialmente en los primeros días de la pandemia, de muchos profesionales, no hemos tenido que cerrar ningún centro de salud, y seguimos siempre en primera línea, atendiendo a los pacientes, lo que creo tiene que ser un orgullo.

¿Qué contrapeso tiene en el bienestar de la Primaria la pirámide poblacional tan envejecida que tiene Galicia?

Mucho. Debemos darnos cuenta que en Ourense tenemos 36.000 personas mayores de 80 años, mientras que de 5 a 12 tenemos 10.000. Una población tan envejecida como la nuestra que requiere muchos cuidados, y en una situación de pandemia como la que hemos vivido, a la gente que lo necesitó se le dio una atención de calidad. Las consultas de Enfermería nunca dejaron de ser presenciales y se mantuvo la atención a Domicilio desde el primer momento.

En el proyecto “Por una Atención Primaria vertebradora del Sistema de Salud", de 2019, se incidía en la importancia de la enfermería y medicina comunitarias, poniendo el foco en la educación a la población en hábitos de vida saludables. ¿Es más importante ahora que nunca?

Siempre fue importantísimo, pero si algo nos enseñó la pandemia es que se puede y se debe hacer una atención desde la comunidad. En este sentido ya estamos trabajando con los Planes Locales de Salud en Xinzo de Limia, Castro Caldelas y O Barco de Valdeorras para hacer un buen diagnóstico de la salud de la comunidad o saber con los activos con los que contamos (ayuntamientos, colegios, asociaciones, etc). Hay que evaluar cada contexto e implementar programas adaptados a sus necesidades. Estos planes son fundamentales para saber a qué nos enfrentamos, qué debilidades y fortalezas tenemos y, en función de eso, enfocar nuestra atención a través de actividades comunitarias y de educación para la salud.

Precisamente el Hospital Comarcal de O Barco de Valdeorras, junto con el de Verín y el de Ourense, son los únicos centros sanitarios de España que participan en el proyecto Life Resystal, que pretende sentar las bases para la adaptación de los sistemas sanitarios europeos ante el cambio climático. ¿Es un reflejo de la calidad del sistema sanitario, de los profesionales sanitarios, de nuestra provincia?

Son un reflejo de la calidad de los profesionales y de que apostamos por un tipo de sanidad determinada y este proyecto, comprometido con el medio ambiente, se identifica con una forma concreta de trabajar hacia la comunidad. Es muy importante tenerlo en cuenta, porque después, en la vorágine del día a día, nos olvidamos, de cuál debe ser la esencia de nuestro sistema sanitario, cuál es el camino a seguir: hacia la humanización y el buen trato a las personas.

El pasado 25 de septiembre Expourense cerraba sus puertas como centro de vacunación masivo, después de casi 10 meses inoculando a la población. ¿Se siente orgullosa del trabajo realizado por las enfermeras?

Me siento muy orgullosa del colectivo enfermero. Desde el momento cero, desde aquel diciembre cuando “desembarcaron” las vacunas, no sabíamos a qué nos enfrentábamos, ni cómo iba a reaccionar la sociedad ante ello, estuvimos ahí. Dicen que me emociono con mucha facilidad, pues sí lo hago, pero es que es un verdadero orgullo ver cómo aprendimos todos a dar solución a cada uno de los retos que nos fuimos encontrando.

Ver a todos trabajando, a pie de calle, en las residencias de mayores, vacunando, sin saber cuánto iba a durar esto, pero sin la más mínima duda de que era lo que teníamos que hacer y de que era dónde tocaba estar fué para mí el reflejo del músculo que tiene la Enfermería de Atención Primaria en Ourense. Me quedo con el sentimiento de familia. Tenemos un gran equipo de enfermeras, pero también de administrativos, informáticos, personal de admisión... Todos, todos nos sentíamos como una gran familia. Recuerdo un día que me llaman y me dicen: “Pepa, que la cola nos llega hasta el “Día”. Yo no daba crédito, pero es cierto,que hubo gente que no respetó la hora de cita, que iba cuando podía, o cuando les iba mejor por el trabajo... Lo comunicamos por el grupo que tenemos de WhatsApp y antes de que llegara, ya había 3 equipos más vacunando en Expourense. Este tipo de cosas, el grado de compromiso con la sociedad, es emocionante.

Estas colas también son un reflejo de la confianza de la sociedad en el sistema sanitario y sus profesionales. ¿Es esta la razón por la que los argumentos de los antivacunas no calan aquí en España como sí en otros países?

Claro. Los argumentos de los antivacunas con respecto a la Covid-19 son fácilmente desmontables. Entiendo que con otro tipo de fármacos, los resultados no se ven tan corto plazo, pero aquí ya tenemos los resultados. Hablamos de que desde el mes de diciembre los ingresos hospitalarios por la Covid19 han disminuido en un porcentaje muy elevado.

No digo que no vaya a haber más olas, acabamos de salir de la quinta hace nada, pero el número de ingresos es considerablemente menor, los casos graves de Covid-19 también lo son. No tiene sentido que se diga que esto no funciona. La evidencia es mayor que cualquier argumento sin fundamento que los antivacunas puedan intentar transmitir a la sociedad.

¿Cómo se explica que el trabajo que las enfermeras han hecho a nivel asistencial, de gestión y de organización durante la pandemia, no sea reconocido por el Ministerio de Sanidad a la hora de configurar el comité que evaluará la gestión de la Covid-19?

Se van a dar cuenta de que están cometiendo una error. La Enfermería es el motor del Sistema Sanitario y lo ha demostrado en diferentes ocasiones. Siempre que se nos necesita,ahí estamos, trabajando en la sombra y apostando por nuestro trabajo y, por supuesto, ahora una vez más. En este momento, con la Covid-19, no hace falta ni explicar ni argumentar la importancia de nuestro papel, con mirar la hemeroteca es suficiente: en las noticias que han salido a lo largo de toda la pandemia, en las imágenes, la constante, era la enfermería. Todos los profesionales son necesarios en un proyecto de evaluación como el que pretende el ministerio. Pero, por supuesto, si falta uno de los pilares de nuestro sistema sanitario en ese comité, las conclusiones cuando menos serán inexactas e incompletas.

También la Enfermería ha reivindicado la creación de un grupo específico dentro del Plan Nacional de Resistencia a los Antibióticos. ¿Por qué es importante?

Por la importancia que tiene en sí mismo el tema. Nos tomamos muy a la ligera el consumo de antibióticos, es muy importante no automedicarse, ya que en la mayoría de los casos, no estaríamos tratando correctamente la infección y estaríamos propiciando la aparición de resistencias.

Por supuesto que las enfermeras tienen que estar ahí, también para concienciar a la población de que cada vez que se usa un antibiótico se consume una parte de su utilidad futura para tratar nuevas infecciones.

¿Qué retos se marca para su mandato? ¿Cómo le gustaría que estuviese la Enfermería dentro de 10 años?

Los retos que me planteé el 22 de enero del año 2020 no tienen nada que ver con los que me tengo que plantear en el día a día actual derivados de la Pandemia.

Lo primordial es no considerar nada imposible, si lo intentamos, se pueden conseguir muchos logros, y la experiencia de estos meses nos avalan. Las enfermeras debemos contribuir al bienestar de la sociedad a través del cuidado.

Y si dentro de 10 años me preguntas, entonces podremos hablar de los retos conseguidos.


Imprimir