Satse duda de la eficacia de los test para controlar la transmisión

REDACCIÓN (29/07/2021) Satse duda de la eficacia de los test para controlar la transmisión. La Región. Recuperado de: www.laregion.es

Rechazan este tipo de venta para los test de antígenos y culpa al Gobierno central de descargar una “importante responsabilidad” en el ciudadano
El Sindicato de Enfermería (Satse) cuestionó ayer la eficacia de la venta libre de estos autotest de diagnóstico en la farmacia para poder frenar la transmisión del virus. “Es una medida que no posibilita un correcto y eficaz control ni seguimiento del coronavirus”, apuntan. El colectivo asegura que la obtención de estos resultados puede ser “perjudicial” para el futuro de la pandemia, ya que puede llevar a situaciones de “falsa seguridad o intranquilidad” si no se interpreta de una forma adecuada y repercutir a nivel personal, laboral o familiar.

El sindicato rechaza este tipo de venta para los test de antígenos y culpa al Gobierno central de descargar una “importante responsabilidad” en el ciudadano. Además, afirman que la efectividad de estas pruebas es “menor” y que, en función de como se hagan, tiene la posibilidad de ocasionar resultados “inexactos” con falsos positivos o negativos. “La falta de experiencia y de los conocimientos necesarios puede afectar a la precisión de la prueba. La toma de muestras y la interpretación de las mismas no es un tema banal ni sencillo, mucho menos para alguien que no es sanitario”, destacan.
Por todo ello, Satse reitera que estas pruebas deben llevarse a cabo en centros sanitarios y con profesional cualificado.

powered by social2s

Hasta 30 pacientes por enfermera en verano y "olvido" a la ley que lo evita

CARLOS CRISTÓBAL/OLALLA BATRES (28/07/2021) Hasta 30 pacientes por enfermera en verano y "olvido" a la ley que lo evita. Redacción médica. Recuperado de: www.redacciónmedica.com

La Ley de Seguridad del Paciente establece un máximo de 6 pacientes por enfermera, pudiéndose asignar hasta ocho

El verano repercute directamente en las plantillas de profesionales sanitarios, que, según el Sindicato de Enfermería (Satse), se encuentran “bajo mínimos”. Una situación que, en pleno periodo estival y con la quinta ola de la pandemia de Covid-19 de fondo,
la profesión afronta con una ratio de entre 20 y 25 pacientes por enfermera e, incluso, según estimaciones de la organización sindical, hasta 30. Ante estas cifras, Enfermería reivindica que es “más necesario que nunca que se apruebe cuanto antes la Ley de Seguridad del Paciente”. Un texto que sigue acumulando retrasos en su tramitación parlamentaria.

Esta norma establece que en los hospitales haya un máximo de seis pacientes por cada enfermera pudiéndose asignar hasta ocho, mientras que en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) no se deben superar los dos pacientes por enfermera/o. Además, en Atención Primaria, la asignación de población por cada enfermera no se deben superar los 1.500 habitantes.

A este respecto, el Sindicato de Enfermería asegura a Redacción Médica que la situación de estos profesionales sanitarios, que cataloga de “lamentable” durante el resto del año, empeora aún más en verano. “A pesar de que nos seguimos encontrando en plena pandemia del Covid-19, se han realizado contrataciones de suplencias en los distintos servicios de salud para únicamente el 30-40 por ciento de la plantilla, con lo que el trabajo y responsabilidad de 60 profesionales de cada cien deben hacerlo los que prestan sus servicios en el periodo estival”, explica la organización sindical, que recuerda que lleva “años” luchando por ajustar las ratios de Enfermería hasta alcanzar cifras “seguras”.

Retraso en la tramitación parlamentaria

La organización sindical insiste en que una ratio adecuada se sitúa en torno a 6-8 pacientes en un hospital, como la que establece la Ley de Seguridad del Paciente, para poder cuidar y dar una correcta atención. Sin embargo, se han cumplido siete meses desde que la Proposición de Ley fuera respaldada de manera mayoritaria en el Pleno del Parlamento y cuatro desde que la Cámara Baja rechazara la enmieda a la totalidad presentada por ERC. Pese a ello, la ley aún se encuentra pendiente de la aprobación definitiva en el Congreso de los Diputados, habiéndose ampliado 19 veces el plazo para presentar enmiendas al articulado. La próxima fecha marcada en el calendario es el próximo 1 de septiembre, tal y como consta en la web del Congreso.

“A modo de ejemplo, recordar que, mientras la ratio segura y adecuada se sitúa en torno a 6-8 pacientes en un hospital, en nuestro país una enfermera o enfermero puede llegar a tener una asignación de más de 20 pacientes en un hospital, mientras que en los centros de salud un profesional no debería tener asignados más de 1.500 pacientes y en España se superan las 2.000 personas”, denuncia el sindicato, que sostiene que la realidad es aún más 'crítica' en las residencias de mayores, donde, según Satse, se dan situaciones de enfermeras que tienen que cuidar y atender ahora hasta 200-250 residentes.

Respaldo de estudios nacionales e internacionales

Uno de los últimos estudios que avala los resultados positivos de la reducción del número de pacientes por enfermera fue el publicado el pasado mes de mayo en la revista The Lancet, donde, en base a una investigación realizada en el Estado de Queensland (Australia), en el que se ha legislado en este aspecto, se constata que en los hospitales con una ratio de 4 pacientes por enfermera en los turnos de mañana y tarde, la tasa de mortalidad se redujo hasta un 7 por ciento en 30 días. Asimismo, las readmisiones en una semana también descendieron en un 7 por ciento y la duración de la estancia se acortó en un 3 por ciento.

Por otro lado, un estudio de la Universidad de Sevilla, publicado en la revista International Journal of Environmental Research and Public Health, vino a ratificar que por cada paciente que se añade a la carga de trabajo de una enfermera, la mortalidad se incrementa un 19 por ciento.

powered by social2s

El CGE y ANDE delimitan las competencias de la gestión enfermera

ROMERO, G. (28 de julio de 2021). El CGE y ANDE delimitan las competencias de la gestión enfermera. Diario Enfermero. Recuperado de www.diarioenfermero.es 

La gestión enfermera está presente en todas las organizaciones sanitarias, tanto a nivel hospitalario como en la Atención Primaria, los servicios sociosanitarios y las administraciones sanitarias. La evolución de la gestión de los servicios de enfermería en los últimos 30 años ha sido muy importante, en consonancia con el cambio que ha experimentado la profesión. Por ello, el Consejo General de Enfermería, en colaboración con la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE), han editado el Marco de competencias de enfermeras y enfermeros gestores y líderes en cuidados de salud, como muestra de la apuesta de ambas instituciones por la profesionalización de la gestión enfermera, pues es evidente que la enfermera debe liderar los cuidados en las organizaciones sanitarias y sociosanitarias del presente y del futuro.

Tal y como destaca Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería, “las enfermeras y enfermeros gestores deben ser líderes en cuidados y líderes referentes en gestión. Por ello, es necesario ampliar sus responsabilidades y competencias gestoras en consonancia con los avances producidos a nivel sanitario y social en España. Las enfermeras, por formación, competencia y experiencia deben alcanzar los máximos niveles de representatividad en la gestión sanitaria y participar en políticas de salud, tanto a nivel central, en el Ministerio de Sanidad, como en los servicios de salud a nivel autonómico”.

Por su parte, para Jesús Sanz Villorejo, presidente de ANDE, “las enfermeras debemos contribuir también desde la gestión a la construcción de una nueva realidad, dado respuestas profesionales, donde las necesidades de los ciudadanos y sus derechos sociales, junto con el imprescindible desarrollo del Sistema Sanitario, sean los objetivos fundamentales”.

Marco de competencias

“Hasta ahora había una carencia muy importante de un soporte documental, bibliográfico, un referente que recogiera el rol de la enfermera gestora y el papel tan importante que desempeña en el Sistema Sanitario, rol que es fundamental para garantizar la mejor calidad posible de los cuidados en los centros sanitarios y sociosanitarios”, destaca Mercedes Ferro Montiu, vicepresidenta de ANDE. Por eso subraya que este trabajo, realizado con una importante participación de expertos, se ha proyectado con la ilusión de ponerlo a disposición de “cada enfermera o enfermero que pueda encontrar en la lectura de este documento un contenido que le aporte una reflexión o mejora aplicable a su práctica profesional de gestión y liderazgo”.

Así, en el nuevo marco de competencias se especifica que “la gestión en enfermería debe ser entendida como un proceso, como un conjunto de principios y funciones claves. Es el ejercicio de la función directiva, la coordinación de los recursos, el proceso de toma de decisiones, la gestión en enfermería y en general del cuidado de la salud que requiere un conocimiento organizado, acumulativo y solamente a través de este conocimiento científico y del conocimiento práctico, experiencial / tácito, puede y ha podido ser mejorado”, subraya el presidente de las 325.000 enfermeras españolas.

Por ello, el ejercicio de la gestión en cuidados de salud se lleva a cabo en los diferentes ámbitos. Si bien se distinguen tres espacios de actuación: el de la macrogestión, relacionada con las políticas sanitarias e intervenciones de las administraciones; el de la mesogestión, relacionada directamente con la gestión de los centros sanitarios, sociosanitarios y educativos; y, por último, el de la microgestión, relacionada con los profesionales sanitarios a los que se les asignan recursos para llevar a cabo sus competencias.

“Un ejercicio de funciones que se vincula directa o indirectamente a diferentes responsabilidades de cuidados en las organizaciones sanitarias, sociosanitarias, educativas o sociales ya que el valor fundamental del ejercicio profesional enfermero en todas las sociedades es el cuidado profesionalizado de la salud de la población”, concluye el presidente de ANDE.

powered by social2s

Cinco asociaciones se adhieren al manifiesto del CGE para pedir la implantación de la enfermera escolar en todos los colegios

GREGORIS, Á. M. (28 de julio de 2021). Cinco asociaciones se adhieren al manifiesto del CGE para pedir la implantación de la enfermera escolar en todos los colegios. Diario Enfermero. Recuperado de www.diarioenfermero.es

La Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex (Aepnaa), la Asociación Multi-Alergia, Dermatitis Atópica y Asma (ATX Elkartea), la Asociación de Intolerantes a la Lactosa (Adilac), la Asociación de Afectados por Intolerancia Hereditaria a la Fructosa (Aaihf) y la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE) se adhieren al posicionamiento liderado por el Consejo General de Enfermería para la implantación real de las enfermeras escolares en los centros educativos públicos de todo el estado español.

Así lo han hecho saber a través de una carta enviada a la institución, considerando que “la incorporación de personal cualificado en atención sanitaria en los centros académicos es una garantía más para el cuidado y atención de los niños y niñas en horario escolar”.

Asimismo, exponen que la presencia de esta figura no debe conllevar que el personal docente, así como el personal de cocina y comedor y, en general, toda la comunidad educativa deje de recibir la formación e información pertinente, orientada a la atención y prevención de situaciones de riesgo para el alumnado con enfermedad celiaca, intolerancias o alergias a alimentos y/o látex.

“Más allá de la labor meramente asistencial que es fundamental en casos de traumatismos, caídas o picaduras, cuando hablamos de alumnado que convive con patologías crónicas como las nuestras, el papel de la enfermería escolar es clave para abordar con rapidez en situaciones de emergencia”, apuntan.

Estas asociaciones se adhieren al manifiesto que ya han firmado decenas de instituciones. “Solicitamos la colaboración entre los Ministerios de Sanidad y Educación para que impulsen un procedimiento común instando a todas las CC.AA, para instaurar la figura de la enfermera escolar, garantizando que las necesidades de salud y sanitarias de los menores sean atendidas dentro del ámbito escolar y participando activamente en políticas sanitarias, así como realizando promoción y prevención de la salud en los centros escolares desde las edades más tempranas y para toda la Comunidad Educativa”, añade Diego Ayuso, secretario general del CGE.

powered by social2s

El CGE y ANDE delimitan las competencias de la gestión enfermera

GEMA ROMERO (28/07/2021) El CGE y ANDE delimitan las competencias de la gestión enfermera. Diario Enfermero. Recuperado de: www.diarioenfermero.es

La gestión enfermera está presente en todas las organizaciones sanitarias, tanto a nivel hospitalario como en la Atención Primaria, los servicios sociosanitarios y las administraciones sanitarias. La evolución de la gestión de los servicios de enfermería en los últimos 30 años ha sido muy importante, en consonancia con el cambio que ha experimentado la profesión. Por ello, el Consejo General de Enfermería, en colaboración con la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE), han editado el Marco de competencias de enfermeras y enfermeros gestores y líderes en cuidados de salud, como muestra de la apuesta de ambas instituciones por la profesionalización de la gestión enfermera, pues es evidente que la enfermera debe liderar los cuidados en las organizaciones sanitarias y sociosanitarias del presente y del futuro.

Tal y como destaca Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería, “las enfermeras y enfermeros gestores deben ser líderes en cuidados y líderes referentes en gestión. Por ello, es necesario ampliar sus responsabilidades y competencias gestoras en consonancia con los avances producidos a nivel sanitario y social en España. Las enfermeras, por formación, competencia y experiencia deben alcanzar los máximos niveles de representatividad en la gestión sanitaria y participar en políticas de salud, tanto a nivel central, en el Ministerio de Sanidad, como en los servicios de salud a nivel autonómico”.

Por su parte, para Jesús Sanz Villorejo, presidente de ANDE, “las enfermeras debemos contribuir también desde la gestión a la construcción de una nueva realidad, dado respuestas profesionales, donde las necesidades de los ciudadanos y sus derechos sociales, junto con el imprescindible desarrollo del Sistema Sanitario, sean los objetivos fundamentales”.

Marco de competencias

“Hasta ahora había una carencia muy importante de un soporte documental, bibliográfico, un referente que recogiera el rol de la enfermera gestora y el papel tan importante que desempeña en el Sistema Sanitario, rol que es fundamental para garantizar la mejor calidad posible de los cuidados en los centros sanitarios y sociosanitarios”, destaca Mercedes Ferro Montiu, vicepresidenta de ANDE. Por eso subraya que este trabajo, realizado con una importante participación de expertos, se ha proyectado con la ilusión de ponerlo a disposición de “cada enfermera o enfermero que pueda encontrar en la lectura de este documento un contenido que le aporte una reflexión o mejora aplicable a su práctica profesional de gestión y liderazgo”.

Así, en el nuevo marco de competencias se especifica que “la gestión en enfermería debe ser entendida como un proceso, como un conjunto de principios y funciones claves. Es el ejercicio de la función directiva, la coordinación de los recursos, el proceso de toma de decisiones, la gestión en enfermería y en general del cuidado de la salud que requiere un conocimiento organizado, acumulativo y solamente a través de este conocimiento científico y del conocimiento práctico, experiencial / tácito, puede y ha podido ser mejorado”, subraya el presidente de las 325.000 enfermeras españolas.

Por ello, el ejercicio de la gestión en cuidados de salud se lleva a cabo en los diferentes ámbitos. Si bien se distinguen tres espacios de actuación: el de la macrogestión, relacionada con las políticas sanitarias e intervenciones de las administraciones; el de la mesogestión, relacionada directamente con la gestión de los centros sanitarios, sociosanitarios y educativos; y, por último, el de la microgestión, relacionada con los profesionales sanitarios a los que se les asignan recursos para llevar a cabo sus competencias.

“Un ejercicio de funciones que se vincula directa o indirectamente a diferentes responsabilidades de cuidados en las organizaciones sanitarias, sociosanitarias, educativas o sociales ya que el valor fundamental del ejercicio profesional enfermero en todas las sociedades es el cuidado profesionalizado de la salud de la población”, concluye el presidente de ANDE.

powered by social2s