Las dietas no son mucho más saludables hoy que hace treinta años, según un estudio

Principal Visto: 55

EUROPA PRESS (20 de septiembre de 2022). Las dietas no son mucho más saludables hoy que hace treinta años, según un estudio. Diario Enfermero. Recuperado de www.diarioenfermero.es 

 

Una de las estimaciones más exhaustivas hasta la fecha sobre la calidad de la dieta a nivel mundial y primer estudio que incluye resultados entre los niños y los adultos –en 185 países– concluye que la adherencia a una dieta saludable no ha variado sustancialmente en todo el mundo durante los últimos 30 años, según publican sus autores en la revista Nature Food.

En una escala de 0 a 100 de cómo se adhieren las personas a las dietas recomendadas, siendo 0 una dieta pobre (piense en el consumo excesivo de azúcar y carnes procesadas), y 100 representando el equilibrio recomendado de frutas, verduras, legumbres/frutos secos y cereales integrales, la mayoría de los países obtendrían una puntuación de alrededor de 40,3.

A nivel mundial, esto representa un pequeño, pero significativo, aumento de 1,5 puntos entre 1990 y 2018, informan hoy investigadores de la Escuela Friedman de Ciencia y Política de la Nutrición de la Universidad de Tufts, en Estados Unidos.

Fomento de una alimentación saludable

El estudio, pone de manifiesto los retos que existen en todo el mundo para fomentar una alimentación saludable, señalan los autores. Aunque los avances globales fueron modestos, hubo una notable variación por países, con opciones nutritivas más populares en Estados Unidos, Vietnam, China e Irán, y menos en Tanzania, Nigeria y Japón.

«La ingesta de legumbres/frutos secos y verduras sin almidón aumentó con el tiempo, pero las mejoras generales en la calidad de la dieta se vieron compensadas por el aumento de la ingesta de componentes poco saludables, como la carne roja/procesada, las bebidas azucaradas y el sodio», afirma la autora principal, Victoria Miller, científica visitante de la Universidad McMaster de Canadá, que inició este estudio como becaria postdoctoral con Dariush Mozaffarian, decano de Políticas y profesor Jean Mayer de Nutrición en la Escuela Friedman, y autor principal del trabajo.

Causas de enfermedad

La mala alimentación es una de las principales causas de enfermedad, responsable del 26% de las muertes evitables en todo el mundo. Aunque se necesitan urgentemente intervenciones y políticas de apoyo a la alimentación sana, se sabe poco sobre las diferencias en la calidad de la dieta según criterios demográficos como la edad, el sexo, la educación o la proximidad a zonas urbanas, información útil para orientar las campañas de salud pública.

Miller y sus colegas abordaron esta carencia midiendo los patrones alimentarios globales, regionales y nacionales entre adultos y niños de 185 países, basándose en los datos de más de 1.100 encuestas de la Base de Datos Dietética Mundial, una gran recopilación de datos sobre los niveles de consumo de alimentos y nutrientes en todo el mundo.

El resultado principal de los investigadores fue la escala de 0 a 100 conocida como Índice Alternativo de Alimentación Saludable, una medida validada de la calidad de la dieta.

A nivel regional, los promedios oscilaron entre un mínimo de 30,3 en América Latina y el Caribe y un máximo de 45,7 en el sur de Asia. La puntuación media de los 185 países incluidos en el estudio fue de 40,3. Sólo 10 países, que representan menos del 1% de la población mundial, obtuvieron una puntuación superior a 50. Los países con mayor puntuación del mundo fueron Vietnam, Irán, Indonesia e India, y los de menor puntuación fueron Brasil, México, Estados Unidos y Egipto.

Diferencias entre hombres y mujeres

A nivel mundial, entre los adultos, las mujeres tenían más probabilidades de seguir las dietas recomendadas que los hombres, y los adultos mayores más que los jóvenes.

«La alimentación saludable también se vio influida por factores socioeconómicos, como el nivel educativo y la urbanidad –precisa Miller–.»A nivel mundial y en la mayoría de las regiones, los adultos más educados y los niños con padres más educados generalmente tenían una mayor calidad dietética en general».

«De media en todo el mundo, la calidad de la dieta también era mayor entre los niños más pequeños, pero luego empeoraba a medida que los niños envejecían –añade–. Esto sugiere que la primera infancia es un momento importante para las estrategias de intervención para fomentar el desarrollo de preferencias alimentarias saludables».

Resultados

Los investigadores señalan que hay que tener en cuenta algunas imitaciones del estudio, como los errores de medición en los datos dietéticos, la disponibilidad incompleta de la encuesta en algunos países y la falta de información sobre algunas consideraciones dietéticas importantes, como la ingesta de grasas trans. Sin embargo, los resultados ofrecen puntos de referencia clave para la comparación a medida que se añade nueva información a la Base de Datos Dietéticos Mundial.

Los investigadores afirman que la escala y el detalle del estudio permiten a los investigadores en nutrición, a las agencias sanitarias y a los responsables políticos comprender mejor las tendencias de la ingesta dietética que pueden utilizarse para establecer objetivos e invertir en acciones que fomenten una alimentación saludable, como la promoción de comidas compuestas por productos, mariscos y aceites vegetales.

Políticas que incentivan

«Descubrimos que tanto la escasez de alimentos saludables como el exceso de alimentos poco saludables contribuían a los desafíos globales para alcanzar la calidad dietética recomendada –subraya Mozaffarian–. Esto sugiere que las políticas que incentivan y recompensan más alimentos saludables, como en la asistencia sanitaria, los programas de bienestar de los empleadores, los programas de nutrición del gobierno y las políticas agrícolas, pueden tener un impacto sustancial en la mejora de la nutrición en los Estados Unidos y en todo el mundo».

El equipo de investigación tiene previsto estudiar a continuación la forma en que los diferentes aspectos de las dietas deficientes contribuyen directamente a las principales enfermedades en todo el mundo, así como modelar los efectos de diversas políticas y programas para mejorar las dietas a nivel mundial, regional y nacional.

Imprimir