Las enfermeras pediátricas, claves en el manejo de la obesidad infantil en Atención Primaria

El sobrepeso y la obesidad infantojuvenil se han incrementado durante la pandemia por la falta de ejercicio y el abuso de pantallas, entre otras causas. Algo que preocupa a los profesionales dedicados a la salud de la infancia, ya que se está empezando a diagnosticar diabetes tipo 2 e hipertensión en adultos muy jóvenes e incluso en adolescentes.

 

REDACCIÓN (12/01/2022) Las enfermeras pediátricas, claves en el manejo de la obesidad infantil en Atención Primaria. Diario Enfermero. Recuperado de: www.diarioenfermero.es

El sobrepeso y la obesidad infantojuvenil se han incrementado durante la pandemia por la falta de ejercicio y el abuso de pantallas, entre otras causas. Algo que preocupa a los profesionales dedicados a la salud de la infancia, ya que se está empezando a diagnosticar diabetes tipo 2 e hipertensión en adultos muy jóvenes e incluso en adolescentes.

Ante esta situación, los pediatras y profesionales de enfermería de la Asociación Española de Pediatría (AEP), la Asociación Española de Enfermería Pediátrica (AEEP), la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) y la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), recuerdan que los niños merecen recibir la mejor atención médica, siguiendo la declaración de Alma Ata, la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño y la Organización Mundial de la Salud. La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño es considerada un evento de gran importancia histórica para los derechos humanos, ya que establece los derechos civiles, políticos, económicos, sociales, sanitarios y culturales de los niños.

Una revisión sistemática indica que el papel de la Enfermería Pediátrica es determinante en el abordaje de la obesidad infantil y de la promoción de la salud. Por otro lado, los pediatras son los profesionales médicos que brindan la atención de mayor calidad a los niños y adolescentes en la Atención Primaria: una reciente revisión sistemática hace una contribución basada en la evidencia a este debate. Se seleccionaron 1.150 artículos sobre la práctica clínica en Pediatría de Atención Primaria, y se concluyó que los pediatras de Atención Primaria tratan la obesidad y los trastornos lipídicos de forma más acorde con las guías de práctica clínica actuales. La evaluación realizada por pediatras y los tratamientos recomendados también se realizaron más acorde con las guías de práctica clínica actuales.

El Plan de AP del Ministerio de Sanidad olvida la salud de la infancia

El nuevo Plan de Atención Primaria y Comunitaria 2022-2023, publicado por el Ministerio de Sanidad el pasado 16 de diciembre, no cita en ningún momento a los pediatras ni a los profesionales de enfermería pediátrica. No será posible mejorar los crecientes problemas crónicos de salud infantil como la obesidad si en los nuevos Planes de Atención Primaria y Comunitaria 2022/2023 a nivel nacional y/o comunitario no se valora el papel primordial de los pediatras ni de las enfermeras de Pediatría.

Mantener y fomentar las intervenciones comunitarias del personal sanitario infantil de Atención Primaria de Salud junto con las revisiones del programa de salud infantil que se realizan, ahora, a diario, en los centros de salud del Sistema Nacional de Salud son medidas importantes en la prevención de la salud vascular, el sobrepeso y la obesidad, entre otras muchas enfermedades. Las asociaciones y sociedades científicas de Pediatría y de Enfermería Pediátrica se ofrecen a colaborar con las autoridades sanitarias para realizar propuestas de mejora.

Las 17 CC.AA. y el Ingesa, deben presentar sus presupuestos concretos para los Planes de Atención Primaria y Comunitaria 2022/2023 en los próximos tres meses. En ellos, deben incluir la labor de los especialistas sanitarios infantiles.

Ahora es el momento de cuidar y mantener el modelo de asistencia infantil español con médicos y enfermeras especialistas en Pediatría en el primer nivel asistencial. Es ahora o nunca, puede ser la última oportunidad para reforzar la atención pediátrica en Atención Primaria.


Imprimir