#DíaDeLaMatrona | Mª Begoña Pérez: «Invertir en matronas es invertir en salud femenina»

 

Ourense, 5 de mayo de 2021 | María Begoña Pérez forma parte del equipo de matronas del Hospital Público de Verín desde hace dos años y medio. Es una profesión que, según reconoce, descubrió «por casualidad», cubriendo las vacaciones de una compañera con un contrato de eventual. Sin embargo, ese pequeño contacto fue suficiente para que cuatro años después de terminar su formación como enfermera, se especializase en Enfermería Obstétrico-Ginecológica en la Unidad Docente de Galicia. Ya formada como matrona, Begoña ha trabajado en varios hospitales de nuestra región (O Barco, Monforte, Ourense y Vigo) y en los servicios de Atención Primaria de Monforte, Chantada y Ourense.

Hoy, Día de la Matrona, el segundo que nos toca conmemorar en medio de una pandemia mundial, Begoña nos habla de lo que más le gusta de su profesión, de cómo se han tenido que ir reinventando para seguir dando los mejores cuidados a las mujeres con restricciones sanitarias de por medio y de cómo las matronas, cada día más, trabajan para «acompañar y empoderar, respetando siempre a la verdadera protagonista: la mujer». 

Pregunta: ¿Qué te llevó a decidir ser matrona?

Respuesta: Mi primer contacto práctico con el mundo de la maternidad fue en uno de mis últimos contratos eventuales como enfermera. Me contrataron para cubrir unas vacaciones de una enfermera que trabajaba en el despertar de partos, vigilando el puerperio inmediato. Esta labor la realizan normalmente las matronas de partos y el contacto que tuve con ellas y con la labor que realizan fue definitivo para mí. Descubrí un mundo fascinante que me encantó y del que ya no pude escapar.

P: ¿Qué es lo que más te gusta de la profesión?

R: Acompañar a la mujer en todas las etapas clave de su salud sexual y reproductiva. La evidencia demuestra que los cuidados llevados a cabo por las matronas consiguen buenos resultados de salud, con menores tasas de intervenciones innecesarias, menor coste sanitario y mayor satisfacción para las mujeres, y por extensión, también para sus familias.

P: La gente suele pensar que su función se limita a asistir el embarazo, pero en realidad, hacéis mucho más a lo largo de la vida de una mujer. ¿En qué consiste el trabajo de matrona exactamente?

R: Las matronas somos profesionales reconocidas y cualificadas en la atención a la salud de las mujeres, no sólo en la etapa de maternidad (gestación, parto, puerperio y lactación), sino también a lo largo de toda su vida sexual, desde la niñez hasta la senectud.

Tenemos capacidad y autonomía en la toma de decisiones en la atención y seguimiento de estos procesos relacionados con la salud sexual y reproductiva, tal y como se recoge en la Ley 44/2003 del 21 de Noviembre de Ordenación de las profesiones sanitarias (LOPS).


P: En todos estos procesos, ¿cuándo es más esencial el papel de la matrona?

R: Aunque casi siempre se nos relega a nuestro papel de acompañamiento en el parto, esta función no es más importante que otras muchas. El plan formativo de nuestra especialidad nos cualifica para liderar la atención a la esfera sexual y reproductiva de las mujeres, repercutiendo de modo beneficioso en su salud global y en la de sus familias. 


P: ¿Cómo de importante es que la matrona no esté solo en la atención del parto sino también en los centros de salud?

R: Las matronas no paramos de reivindicar que nuestra labor va mucho más allá del trabajo de paritorio (sin, en ningún caso, desmerecer esta competencia). Hay un consenso mundial en que la atención de la salud de la mujer debe hacerse con un enfoque que englobe su ciclo vital completo y este enfoque sólo se puede llevar a cabo desde la Atención Primaria. 
Las competencias propias de las matronas en Atención Primaria abarcan la atención a la salud sexual y reproductiva desde la infancia y la adolescencia, a la menopausia y la senectud.


P: ¿Se consulta a las matronas lo suficiente por parte de las mujeres que quieren quedarse embarazadas?

R: Creo que no. Existe un profundo desconocimiento, pero no sólo por parte de las mujeres, sino que me atrevería a decir que también por parte de la propia administración sanitaria, sobre nuestras propias competencias.
Para garantizar el derecho a la salud sexual y reproductiva, todas las mujeres deberían tener acceso a una matrona de referencia y eso hoy no es posible: hay muy pocos profesionales matronas en Atención Primaria, especialmente en las provincias de Ourense y Lugo.

A pesar de ello, me gustaría recalcar la importancia de que todas las mujeres que deseen un embarazo realicen previamente una consulta preconcepcional para así llegar a la gestación en las mejores condiciones de salud posibles.


P: ¿Cuál es el papel de la matrona ya durante el embarazo?

R: La matrona tiene competencia para realizar el control y seguimiento autónomo de la gestación de bajo riesgo y colaborar con otros profesionales en el seguimiento de las gestaciones de riesgo intermedio y alto.

También lleva a cabo el programa de educación maternal que incluye talleres formativos y preparación física orientados a la promoción de la salud y la prevención de patologías en las mujeres embarazadas, sus parejas y sus bebés, favoreciendo y estimulando actividades de autocuidado.


P: ¿Os habéis tenido que reinventar un poco en la profesión a raíz de la bajada de la natalidad?

R: No, nos hemos tenido que reinventar por la baja natalidad porque como ya he dicho, nuestras competencias propias abarcan mucho más que el mero acompañamiento en el parto.

De lo que sí somos más conscientes los profesionales matronas es de que existe suficiente evidencia científica que pone de manifiesto que las matronas consiguen mejores resultados en términos de salud perinatal en mujeres y bebés, y que este modelo de atención aporta más satisfacción, seguridad y favorece el protagonismo y la autonomía de la mujer en dichos procesos. 

Estas conclusiones son las que verdaderamente nos han hecho modificar nuestro modelo de atención, intentando reducir en la medida de lo posible intervenciones innecesarias y respetando al máximo las decisiones de la protagonista del parto que es la mujer.


P: ¿Cuáles son las dudas o preocupaciones más comunes que ayudáis a resolver?

R: Durante la gestación a todas las mujeres nos surgen muchas dudas, inquietudes, inseguridades… Como hay pocos nacimientos se ha perdido la cultura en muchos temas relacionados con la maternidad como la lactancia materna, los cuidados del recién nacido o sobre el propio parto. Quizá esos son los temas que generan más dudas y preocupaciones. 

Creo que nuestra labor en este caso es ‘estar disponibles’ y aportar información veraz y completa para que la mujer pueda decidir con libertad.


P: ¿Cuál es el momento más emocionante de acompañar a una mujer en el camino de ser madre? 

R: Pienso que la gestación es un momento especial en la vida de cualquier mujer y está lleno de momentos emocionantes, cada mujer tiene sus vivencias.

Nuestra labor es intentar que la gestante y su familia lo vivan de la forma más positiva posible, fomentar la participación de la mujer permitiendo que la gestante sea la protagonista de su proceso y que haga a su vez partícipe al resto de su familia, favoreciendo una visión del embarazo como un proceso fisiológico y no como una enfermedad.


P: ¿Qué retos habéis tenido que enfrentar en este año de restricciones de movilidad? ¿Las mujeres tenían más reservas a la hora de acudir a clases de preparación, etc.?

R: Este año ha sido duro para todos, profesionales y usuarios. Para las gestantes ha sido especialmente complicado porque a las dudas e inseguridades propias de la gestación se han sumado las generadas por la propia pandemia y la suspensión abrupta de la mayoría de las consultas presenciales individuales y las colectivas de educación maternal. Muchas me han verbalizado personalmente que se han sentido en ocasiones «abandonadas y desatendidas».

Para paliar esta situación, algunas matronas adoptamos estrategias para intentar garantizar la continuidad de la asistencia ante cualquier tipo de restricción por la pandemia, para que no se viera afectada la relación de la usuaria con el sistema de salud y mermados sus derechos.

Por ejemplo, desde el equipo de matronas del Hospital Público de Verín, al cual pertenezco, pusimos en marcha un programa de Educación Maternal online, a través de una plataforma telemática: por videoconferencia respondimos simultáneamente a la necesidad de las gestantes y sus familias de recibir un programa que pretende generar hábitos y comportamientos saludables y facilitar el proceso de gestación, nacimiento y crianza respetando las medidas de prevención contra la propagación del virus COVID-19, evitando el contacto con otras personas y manteniendo la distancia social. 
Esta iniciativa comenzó en abril del 2020 y todavía continúa. Está abierta para las gestantes de todo el territorio SERGAS que deseen participar y ha tenido una excelente acogida, ya que han participado más de 700 gestantes de toda Galicia, que de otro modo no hubiesen recibido  esta prestación.

P: Siendo hoy el Día de la Matrona, una jornada pensada para reivindicar vuestra labor profesional, ¿crees que vuestra figura es visible en la sociedad? ¿Qué crees que puede celebrar hoy la profesión?

R: Como ya he dicho anteriormente creo que las competencias propias de las matronas son poco conocidas por las mujeres y la propia administración. Me gustaría reivindicar muchas cosas, pero creo que lo prioritario es una adecuación de ratios matrona-mujer, tanto en atención especializada como en Atención Primaria, para garantizar cuidados de calidad y que podamos llevar a cabo todas las competencias propias para las que estamos formadas.

P: ¿Y qué retos tiene la profesión por delante? ¿Hay algún aspecto esencial que se debería mejorar inmediatamente?
R: Creo que nuestra profesión tiene muchos retos por delante. Las mujeres tienen derecho a recibir servicios de salud de excelencia. Las matronas debemos liderar un cambio de paradigma hacia la normalidad, donde se devuelva el poder a las mujeres. Es preciso un enfoque dirigido a la prevención y a la promoción de la salud, evitando la hipermedicalización de los procesos fisiológicos de las mujeres.
Las matronas tenemos un papel social y sanitario fundamental en la salud de las mujeres, claramente costo-efectivo para el sistema de salud. Invertir en matronas es invertir en salud femenina.
 

P: ¿Qué consejo le darías o qué le dirías a alguien que está pensando en formarse como matrona?

R: Que es una profesión que te llena de vida y en la que hay un gran crecimiento personal al tiempo que acompañas a las mujeres en momentos tan vitales para ellas. Requiere un deseo de estar al lado de las mujeres, de sus procesos... en una palabra, de sus vidas, sin juzgar, sin criticar, pero siempre en un segundo plano, observando, valorando, acompañando y empoderando y respetando a la verdadera protagonista: la mujer.


Imprimir