Ourense, 12 de mayo del 2020 | Jose Manuel Álvarez lleva cuatro años dedicándose a la Enfermería. Actualmente es Residente de Enfermería Familiar y Comunitaria en el área de Ourense y ejerce en el centro de salud de Xinzo de Limia.

Para él, la Enfermería tiene una parte fundamental que es la humana y el acompañamiento. Así, nos cuenta que la sonrisa de sus pacientes, es lo que más le motiva a mejorar en su profesión.

Pregunta: ¿Qué es la Enfermería para ti? ¿Cómo entiendes tu profesión: como una profesional de los cuidados, como una profesional de la atención sanitaria más personalizada... ?

Respuesta: Es el arte de cuidar, es la profesión que implica cuidar en su amplio significado, no únicamente cuidar cuando estamos enfermos o solucionar problemas agudos, sino ofertar cuidados a la población, tanto en la promoción de estilos de vida saludable, la prevención de la enfermedad y sus complicaciones y la limitación de las complicaciones asociadas a enfermedad. Es imprescindible tratar de forma personalizada e individual teniendo en cuenta todas las facetas de la persona.

 

P: Los profesionales de la Enfermería, al estar en contacto directo con el paciente y los familiares, ejercéis también un papel de atención psicológica, ¿crees que se reconoce esa labor o que se entiende como algo más que se supone que es vuestra tarea?

R: Creo que es la gran olvidada de nuestra profesión por los pacientes. La sociedad siempre se imagina a la Enfermería como una profesión que realiza curas, pincha, reparte medicación, que son técnicas muy importantes, pero lo verdaderamente importante del cuidado, es el trato con las personas, el acompañamiento en las distintas etapas de su ciclo vital y estar ahí, acompañando a los pacientes en los malos momentos. La parte más importante de nuestra profesión es la parte humana y el acompañamiento.

 

P: ¿Qué es lo más emocionante de hacer tu trabajo? ¿Qué es lo que más te impulsa a seguir a pesar de las dificultades?

R: La gratitud de la gente, y la valoración de la importancia de tu trabajo. Y la importancia de sacar una sonrisa hasta en los malos momentos y el acompañamiento de la persona en esa situación tan difícil. Me impulsa a seguir y a mejorar como profesional, y a mejorar e impulsar la profesión.

 

P: ¿Cómo se puede dar más protagonismo a las/os profesionales de la Enfermería en nuestro sistema sanitario? ¿En qué tareas o campos crees que podríais participar más activamente? ¿Qué es lo que le falta a la profesión?

R: La Enfermería es el pilar base, los que estamos a pie de cama del paciente. Creo que como profesión, deberíamos tener mucha mayor autonomía y somos imprescindibles para la educación sanitaria, la promoción de la salud, la prevención de las enfermedades y sus complicaciones. Y en capacitar a la gente en el empoderamiento y autogestión de su propia enfermedad.

 

P: ¿Crees que todavía existe la imagen de la/el enfermera/o supeditada/o al médico, que no ejerce su profesión con independencia?

R: Creo que históricamente ha sido así y todavía esa visión está muy integrada en la sociedad, somos una profesión sanitaria totalmente distinta con grandísimos conocimientos en los cuidados y con una valoración muy humanista, integral y holística del paciente. Actualmente, con un cambio en el modelo y perfil de paciente, más crónico y dependiente, el papel de la Enfermería debe ganar peso para una mejor gestión de los recursos y para favorecer un mejor autocuidado.

 

P: ¿Crees que la profesión tiene el reconocimiento que se merece por parte de los pacientes?

R: Creo que generalmente no: se ve a la enfermera como alguien que realiza técnicas y reparte medicación, sin tener en cuenta los cuidados ocultos (acompañamiento psicológico, educación sanitaria, etc).

 

P: ¿En qué ha ido cambiando vuestra labor teniendo en cuenta el alto envejecimiento de la población?

R: El envejecimiento de la población supone una población más dependiente y con más comorbilidades. La Enfermería es clave en este cambio de la pirámide poblacional. Tenemos que dejar ese modelo patriarcal y centrarnos en las necesidades de la población y en capacitarlos en su propio autocuidado y en acompañarlos en la cronicidad y la pluripatología previniendo las complicaciones.

 

P: La crisis sanitaria del coronavirus ha puesto a prueba vuestra dedicación y compromiso con la profesión, ¿qué retos ha supuesto a la hora de ejercer vuestro trabajo?

R: Ha supuesto un estrés laboral, por lo que supone el riesgo de contagio y el afrontar una pandemia nueva y todavía desconocida, en la que existe muy poca evidencia científica. Supone un cambio a la hora de la atención.

 

P: ¿Va a dejar cambios en vuestras rutinas, en la forma que ejercéis día a día?

R: Sí, En Atención Primaria se han dejado de realizar consultas de pacientes crónicos con lo que eso supone para la prevención de comorbilidades asociadas. Hemos tenido que adaptar toda la atención sanitaria y espacios, para prevenir infecciones de COVID-19.

 

P: ¿Qué opinión te merece el reconocimiento a vuestra labor en estos momentos de crisis sanitaria? ¿Es algo que debería estar presente siempre o piensas que es lógico que capte más atención ahora?

R: Creo que es gratificante ver que nos reconocen la labor imprescindible de la profesión, pero temo que sea sólo momentáneamente y caiga en saco roto, que la sociedad a largo plazo se olvide de esto y de lo fundamental que es la salud.

 

P: ¿Qué le dirías a una persona que se está planteando dedicarse a la Enfermería?

R: Es una profesión muy bonita, pero es fundamental tener vocación y que te guste el cuidado y el trato con el paciente.

 

P: Este 2020 había sido declarado como el Año Internacional de la Enfermera y la Matrona, ¿qué mejoras o acciones cabría esperar de las distintas Administraciones en una ocasión así?

R: Sería imprescindible la reducción de los contratos eventuales, no podemos dar cuidados de calidad y una continuidad de cuidados cuando los pacientes cambian de profesionales constantemente.
Es fundamental el reconocimiento de las especialidades enfermeras, no solo en el papel, sino con listas propias que funcionen y evitar que el paciente sea visto por muchos profesionales de la misma categoría. No tiene sentido la especialización para luego no trabajar en el área en el que te has especializado.
La precariedad de los contratos influye negativamente en la profesión y, sobre todo, en el cuidado del paciente.

 

P: Al final de tu turno, cuando te vas a casa, ¿con qué te quedas?

R: Con el cuidado que ofreces a la gente. La importancia de sacarle una sonrisa a un paciente en malos momentos y el acompañamiento. Me parece fundamental el crecimiento profesional individual y colectivo.

 

Ourense, 13 de mayo del 2020 | La presidenta del Colegio Oficial de Enfermería, Ascensión Pérez Sampayo, ha estado en el programa informativo A Crónica, de Radio Galega, para hablar sobre la profesión enfermera en el Día Internacional de la Enfermería.

Repasa los retos de la profesión, antes y después del coronavirus y pone en relieve, una vez más, la gran dedicación y compromiso de los profesionales sanitarios durante la crisis sanitaria y siempre. 

Ourense, 13 de mayo del 2020 |El Colegio Oficial de Enfermería de Ourense envió solicitudes a los 92 concellos de la provincia y a la Deputación de Ourense para que se sumasen a la celebración del Día de la Enfermería el pasado martes 12 de mayo. 

Ourense, 12 de mayo del 2020 | El Colegio Oficial de Enfermería, representado por su presidenta, Ascensión Pérez Sampayo y una de las enfermeras que forman la Junta de Gobierno, Mª José Menor, han acudido al acto de celebración del Día Internacional de la Enfermería que se ha celebrado en el Complexo Hospitalario Universitario de Ourense. 

El acto ha sido presidido por la Directora de Enfermería del CHUO, Beatriz Cabanelas, quien ha dirijido unas palabras muy emocionadas de agradecimiento y reconococimiento hacia todas las enfermeras y enfermeros ourensanos. 
Durante su discurso, Cabanelas ha anunciado que el Aula 1 de docencia del hospital universitario, pasará a llamarse Aula Rosa María Prol Cid, en homenaje a una de las figuras más importantes de la Enfermería ourensana. 

La ovación de todos los presentes en homenaje a los profesionales enfermeros terminó con la entrega de un ramo de flores a una de las compañeras que, de forma simbólica, representaba a todas las enfermeras y enfermeros en su día. 

 

Otro año más, llegamos al 12 de mayo, día en el que conmemoramos el nacimiento de Florence Nightingale, la precursora de la Enfermería moderna, y el Día Internacional de nuestra profesión. Este año iba a ser mucho más especial, si cabe, al haber sido declarado el 2020 como Año Internacional de las Enfermeras y Matronas.

Aún no había comenzado el año y ya desde las organizaciones colegiales, desde los grupos de trabajo Nursing Now, estábamos insistiendo en la importancia que tenía aprovechar la oportunidad que nos brindaba la Organización Mundial de la Salud para visibilizar nuestro trabajo, nuestras reivindicaciones y las diferentes realidades de nuestro colectivo en nuestro país.

El sector de la Enfermería, en general, se desarrolla en condiciones difíciles, pero en Galicia, esta situación se agudiza más con hechos como que, nuestro ratio de enfermera por paciente es de los más bajos de España, el amplio envejecimiento de nuestra población requiere cada vez cuidados más asistenciales o que nuestro sistema público de salud tenga una alta presencia de trabajadoras y trabajadores eventuales que no les permite dar la continuidad necesaria a los cuidados de los pacientes.
Estos son algunos de los factores que teníamos en mente para enfrentarnos a un año de intensa actividad, de trabajo de concienciación social para lograr algo tan necesario como el empoderamiento de las enfermeras: dejar claro que tenemos un papel mayor que desempeñar.

Sin embargo, a pesar de todos los planes que teníamos en mente para este 2020, la realidad se ha impuesto, enfrentándonos a una situación sin precedentes, como es el estado de alarma en todo el territorio, con medidas de estricto confinaminamiento de la población, debido a una pandemia mundial provocada por el coronavirus Covid-19.

Desde la detección del primer caso en territorio nacional (31 de enero de 2020), hasta hoy, más de 227.000 personas se han visto afectadas por el virus, lo que ha hecho saltar todas las alarmas en el sistema público de salud de España. Se ha puesto de manifiesto, tanto la falta de medios de protección para que los profesionales sanitarios pudiesen desarrollar su trabajo con seguridad, como la falta de medios técnicos y humanos para hacer frente a la pandemia. Prueba de ello son los más de 43.000 sanitarios infectados. Sistemas de salud de muchas provincias, se han visto colapsados por carecer de personal sanitario suficiente para hacer frente a los cuidados de los infectados que llegaban diariamente a sus hospitales.

Ourense se lleva los segundos peores datos de la Comunidad Autónoma, contabilizando más de 1.800 infectados y 125 fallecidos, lo que nos da una idea la presión a la que han estado sometidos nuestros hospitales y centros de salud.
Esta situación ha puesto a prueba las capacidades y el compromiso de todos los que forman el sistema público de salud, pero especialmente, el vuestro. Desde que se empezaron a dar los primeros casos, las enfermeras y enfermeros de nuestra provincia os habéis tenido que enfrentar a los cuidados de los infectados sin los Equipos de Protección Individual pertinentes, anteponiendo vuestra dedicación a los cuidados a vuestra propia salud. Habéis trabajado sin descanso para lograr el máximo de altas posibles, aún sin saber si estabais siendo vectores de transmisión de la enfermedad por falta de tests y con protocolos cambiantes y poco coordinados.
En definitiva, una vez más, vosotros, enfermeras y enfermeros, habéis demostrado que vuestra vocación son los cuidados de la sociedad y que, sin importar las circunstancias, os mantenéis firmes en el desarrollo de vuestras labores profesionales.


Desde aquí queremos mandar un fuerte abrazo a cuantos han padecido la enfermedad, pero también un reconocimiento sin límites a todos los profesionales sanitarios y no sanitarios, que con enormes dosis de generosidad y profesionalidad, hacéis con vuestro trabajo diario que podamos controlar la pandemia y sobrellevar el aislamiento con cierta protección y seguridad.


Para terminar, me gustaría recordar que en la provincia de Ourense, tenemos que celebrar este año, además, los primeros 100 años de vida de nuestro Colegio Oficial de Enfermería. Desde junio de 1920 ha existido una organización colegial alrededor de la profesión enfermera, buscando un mejor y mayor desarrollo de ella, acompañándola precisamente en su transición de oficio a profesión. Por tanto, tal acontecimiento merece todos nuestros esfuerzos para rendir homenaje a las enfermeras y enfermeros de nuestra provincia que han ejercido su labor a lo largo de este último siglo. Desde el Colegio Oficial de Enfermería de Ourense seguimos trabajando para que, en cuanto las circunstancias lo permitan, podamos celebrar nuestro centenario como se merece, rindiendo un especial homenaje a todas las colegiadas y colegiados.

Cuando todo esto termine, cuando las aguas se calmen y, probablemente, la gente vuelva a su vida y se olvide de ir a la ventana a las 20h para aplaudir, vosotras y vosotros seguiréis en vuestros puestos. Y tendremos que seguir luchando para conseguir cosas: para que se adjudiquen las plazas necesarias para cumplir los ratios, para potenciar nuevos roles profesionales en la Enfermería, para innovar en nuestra disciplina, para dar mayor participación en hospitales y centros de salud a las enfermeras y enfermeros, para cuantificar y hacer visibles los logros de Enfermería ante los pacientes y colegas. Tendremos que decir con más fuerza lo que hacemos y cómo lo hacemos.

Puede parecer una visión un poco pesimista pero en realidad, se trata simplemente de resaltar que queda mucho trabajo por hacer - estos dos meses de estado de alarma nos lo han demostrado - y que es un trabajo de todos.

Hoy es nuestro día, un día para celebrar nuestra profesión pero también para reivindicarla, de ahí que aproveche esta ocasión para recordaros todo el camino que tenemos por delante. Mientras, por supuesto, os deseo una muy feliz jornada y os recuerdo que no podéis sentir otra cosa que no sea verdadero orgullo por pertenecer a una profesión tan bonita, dedicada y comprometida como la nuestra.

Prueba de ello es que a todo el mundo le resulta fácil poner en valor la Enfermería, ¿verdad? Hagamos que no se les olvide seguir haciéndolo durante todo el año.

 

Ascensión Pérez Sampayo
Presidenta del Colegio Oficial de Enfermería de Ourense

Colegiación On-Line

Presentación de la documentación para la colegiación

Consultas

Realiza tus consultas de forma más rápida a través de la web

Trabajo

Consulta las ofertas de trabajo que llegan a nuestra oficina en un solo clic

Formación

Comprueba qué cursos están disponibles con su información completa