Martes, 26 de mayo de 2020.- Organización Colegial de Enfermería

  • La Organización Colegial de Enfermería insta al Gobierno, Ministerios y CC.AA. a incluir en los protocolos de regreso a los centros escolares la opinión experta de esta figura imprescindible en la salud y el bienestar de toda la comunidad educativa.
  • “Ellas son las que mejor conocen el funcionamiento de los centros educativos a nivel sanitario y son las que pueden dar las pautas necesarias para que el regreso se haga de la manera más segura posible”, ha resaltado Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería.
  • La desinfección de las zonas comunes, medidas preventivas en el recreo, comedor y actividades físicas o culturales, desplazamientos en autobús, utilización de los aseos o gimnasios y la entrada y salida del colegio, entre otros, son algunas de las principales recomendaciones que se han abordado.
  • La presencia de profesionales sanitarios en los centros educativos resulta fundamental para la seguridad de los alumnos, los profesores y los familiares.

Casi 10 millones de estudiantes vieron paralizadas el pasado mes de marzo sus clases por la crisis del coronavirus. Con un objetivo común, frenar la pandemia, las autonomías y el Gobierno ordenaron la suspensión de la actividad educativa sin una fecha clara de regreso. Ahora, con el avance de la desescalada diseñada por el Ejecutivo, también se ha anunciado que el curso comenzará, si todo sale según lo previsto, el próximo mes de septiembre.

Durante la fase 2, algunos estudiantes de los cursos superiores ya han podido volver a las aulas de manera presencial con estrictas medidas de seguridad. Con una fecha aproximada ya en el calendario, la comunidad educativa debe comenzar su preparación para garantizar la máxima seguridad no solo a los estudiantes sino también a los profesores, familiares y demás trabajadores de los centros.


En este sentido, la Organización Colegial de Enfermería demanda al Gobierno Central, al Ministerio de Educación, al de Sanidad y a las consejerías de las comunidades autónomas que se cuente con las enfermeras escolares a la hora de preparar esta reincorporación de los alumnos porque ellas pueden asesorar y ayudar en el diseño de los protocolos para salvaguardar la salud de toda la comunidad educativa. “No se puede entender la vuelta al colegio con la situación que vivimos sin contar con la opinión experta de las enfermeras escolares, figura clave en multitud de colegios de toda España como garantes de salud en los colegios. De hecho, ellas son las que mejor conocen el funcionamiento de los centros educativos a nivel sanitario y son las que pueden dar las pautas y recomendaciones necesarias para que el regreso se haga de la manera más segura posible”, afirma Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería.

A partir de septiembre comenzará esa “nueva normalidad” también en los centros escolares y hay que ser conscientes de la necesidad de mantener una serie de recomendaciones para evitar de nuevo el contagio masivo y un posible nuevo colapso del sistema sanitario. “Van a ser tiempos diferentes para todo el mundo, pero debemos hacer frente a esta situación de la mejor y más segura manera posible. Y esto, en lo que a los colegios se refiere, pasa, indudablemente, por las enfermeras escolares”, destaca Pérez Raya.

Con el objetivo de dar todas las pautas y recomendaciones para esta reincorporación, la Asociación Nacional e Internacional de Enfermería en Centros Educativos (Amece) y la Asociación Científica Española de Enfermería y Salud Escolar (Aceese), junto con el Consejo General de Enfermería, han elaborado un plan estratégico de enfermería escolar Covid-19 en los centros educativos y una guía de recomendaciones para el reinicio de las clases en los centros educativos en la que se exponen cuáles son las principales medidas que se deben conocer los centros escolares y las instituciones para la ‘vuelta al cole’ con seguridad. La desinfección de las zonas comunes, medidas preventivas en el recreo, comedor y actividades físicas o culturales, desplazamientos en autobús, utilización de los aseos o gimnasios y la entrada y salida del colegio, entre otros, son algunos de
los puntos clave que se han abordado.

Nueva realidad

En este sentido, Natividad López, presidenta de Amece, señala que “hemos entrado en una nueva realidad marcada por una pandemia con muchas incertidumbres con medidas que vamos conociendo y que debemos implementarlas en toda la comunidad educativa”. De igual forma, se expresa Engracia Soler, presidenta de Aceese, que apunta la necesidad de “ir viendo cómo evoluciona el virus para adaptarnos a la situación en cada momento”.

Y con esta situación, hay que comenzar a trabajar a contrarreloj para ofrecer las mayores garantías posibles la vuelta al colegio de septiembre. “En un futuro nosotras seremos las encargadas de gestionar las normas de salud de los centros escolares y debemos opinar como expertas. Debemos jugar un papel muy importante en las recomendaciones para la vuelta porque si no se planifican unas actuaciones preventivas, difícilmente se va a poder llevar a cabo una docencia normal en las escuelas”, asevera Soler.

Por su parte, Natividad López insiste, ahora más que nunca, en la necesidad de que haya mínimo una enfermera por colegio. “Tendremos una vuelta intensa y con las indicaciones que se nos den desde las consejerías competentes, tendremos que reforzar, entre otras, la competencia asistencial y de educación para la salud”, subraya.


Educación

Será esta educación para la salud la que tengan que realizar todavía con más ahínco en esta vuelta, pero no solo con los menores, sino también con el resto de personal de los colegios y con las familias. “Vamos a tener que escuchar sus vivencias durante el confinamiento, que nos expresen sus dudas y miedos e insistir, sobre todo, en las medidas higiénico-sanitarias que ya debemos integrar en nuestra vida diaria”, explica López.

Asimismo, Engracia Soler considera primordial hacer una educación especial hacia los docentes y personal no docente de los centros, así como con las familias, “a las que debemos insistir en que este no es un virus cualquiera y hay que tomárselo en serio”. “No hay que dejar de explicar que los niños no tienen que ir al colegio si tienen síntomas y que es necesario trabajar con los pequeños el lavado de manos, las mascarillas, el no tocarse la cara, el distanciamiento social…”, constata.

“Las enfermeras escolares siempre somos autoridades sanitarias en los colegios y somos un valor añadido en los mismos. Es de recibo que ahora esto se lo tomen con más consideración y empatía porque en cuestiones de salud y enfermedad, debemos liderar todas las actuaciones y compartir y consensuar con los equipos directivos la toma de decisiones”, afirma Natividad López, también supervisora de Enfermería del Colegio Público de Educación Especial María Soriano, de Madrid.

Así, la Organización Colegial de Enfermería reclama a los responsables de los colegios y al Ministerio de Educación tengan en cuenta estos documentos con todos los detalles para que el regreso al aula sea seguro y libre de COVID-19, a la vez que vuelve a insistir en la necesidad de incorporar la figura de la enfermera escolar en todos los centros educativos. Es necesario un cambio de modelo sanitario y las enfermeras escolares son un pilar clave para este cambio, potenciando la educación sanitaria y la educación para la salud desde los colegios.

plan_estrategico.pdf

guia_recomendaciones_1_compressed.pdf

Martes, 26 de mayo de 2020.- Organización Colegial de Enfermería

  • La Organización Colegial de Enfermería insta al Gobierno, Ministerios y CC.AA. a incluir en los protocolos de regreso a los centros escolares la opinión experta de esta figura imprescindible en la salud y el bienestar de toda la comunidad educativa.
  • “Ellas son las que mejor conocen el funcionamiento de los centros educativos a nivel sanitario y son las que pueden dar las pautas necesarias para que el regreso se haga de la manera más segura posible”, ha resaltado Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería.
  • La desinfección de las zonas comunes, medidas preventivas en el recreo, comedor y actividades físicas o culturales, desplazamientos en autobús, utilización de los aseos o gimnasios y la entrada y salida del colegio, entre otros, son algunas de las principales recomendaciones que se han abordado.
  • La presencia de profesionales sanitarios en los centros educativos resulta fundamental para la seguridad de los alumnos, los profesores y los familiares.

Casi 10 millones de estudiantes vieron paralizadas el pasado mes de marzo sus clases por la crisis del coronavirus. Con un objetivo común, frenar la pandemia, las autonomías y el Gobierno ordenaron la suspensión de la actividad educativa sin una fecha clara de regreso. Ahora, con el avance de la desescalada diseñada por el Ejecutivo, también se ha anunciado que el curso comenzará, si todo sale según lo previsto, el próximo mes de septiembre.

Durante la fase 2, algunos estudiantes de los cursos superiores ya han podido volver a las aulas de manera presencial con estrictas medidas de seguridad. Con una fecha aproximada ya en el calendario, la comunidad educativa debe comenzar su preparación para garantizar la máxima seguridad no solo a los estudiantes sino también a los profesores, familiares y demás trabajadores de los centros.

Ourense, 15 de maio do 2020 | Adherímonos á campaña institucional de información á poboación sobre as medidas preventivas e normas básicas que todos debemos coñecer e respectar para facer fronte á pandemia provocada polo Covid-19.

Desde mediados do mes de marzo tivemos que cambiar as nosas rutinas vitais e adaptarnos a unha limitación dos nosos movementos, coa conseguinte paralización da vida social, cultural e de gran parte da actividade económica e comercial do país.

Sufrimos graves perdas en termos de vidas humanas e sufrimento persoal, o sistema sanitario e os nosos profesionais estiveron sometidos a fortes tensións, e as repercusión en postos de traballo e económicas son cuantiosas. Todos os días hai persoas que enferman, e tamén todos os días temos que lamentar a perda das vida das que falecen.

Con este confinamento conseguimos frear o ascenso da curva epidémica e que os novos casos comezaran a diminuír desde os primeiros día do mes de abril. Os profesionais do sistema sanitario, tras unha resposta extraordinaria, poden comezar a recuperar a normalidade. Puidemos así retomar algunha actividade laboral, que os menores comezaran a saír das nosas casas, e mais recentemente, desde o día 11, que acadaramos a denominada fase I.

Nesta nova fase aumentou a liberdade de movementos, e as posibilidades de ver a amigos próximos e familiares, coa posibilidade de sentarnos nunha terraza dun establecemento hostaleiro, de facer algunhas compras no pequeno comercio, de movernos pola nosa provincia.

Pero non podemos esquecer que a pandemia non rematou, que a transmisión do virus segue aí. Que non dispoñemos de tratamentos definitivos nin dunha vacina para facerlle fronte. O mais importante agora é mellorar o xa acadado, conter a transmisión, evitar un novo brote.

Para iso é imprescindible que todos e cada un sexamos responsables e solidarios. As forzas de orden público, e os propietarios de comercios e hostalería teñen un papel esencial, pero non poden ser os únicos que velen polo cumprimento das normas que protexen a saúde pública, a de toda a sociedade.

Todos temos a obriga de cumprir as normas, e de contribuír á recuperación da normalización sanitaria, social e económica. Non podemos esquecer que somos susceptibles de infectarnos, de enfermar, e de transmitir a infección aos demais, con todas as consecuencias que xa vimos que implica.

Para evitalo, para continuar avanzando, teñamos sempre presente que:

  • Se temos febre, tos ou dificultade respiratoria: Non saiamos da casa, poñerse en contacto co centro de saúde ou co 900 400 116.

  • Os virus pódense transmitir en ausencia de síntomas, polo que todos debemos manter a distancia de seguridade de 2 metros, e usar máscara cando isto non sexa posible.

  • Se toses ou esbirras e non levas máscara, utiliza un pano desbotable ou faino sobre o cóvado flexionado.

  • Lavar frecuentemente as mans con auga e xabón ou solución desinfectante. Evitar tocar a boca, nariz ou ollos despois de estar en contacto con superficies potencialmente contaminadas.

Sexamos responsables e solidarios, coidemos dos demais e de nós mesmos. Saiamos disto con sentidiño.

Ourense, 12 de mayo del 2020 | Jose Manuel Álvarez lleva cuatro años dedicándose a la Enfermería. Actualmente es Residente de Enfermería Familiar y Comunitaria en el área de Ourense y ejerce en el centro de salud de Xinzo de Limia.

Para él, la Enfermería tiene una parte fundamental que es la humana y el acompañamiento. Así, nos cuenta que la sonrisa de sus pacientes, es lo que más le motiva a mejorar en su profesión.

Pregunta: ¿Qué es la Enfermería para ti? ¿Cómo entiendes tu profesión: como una profesional de los cuidados, como una profesional de la atención sanitaria más personalizada... ?

Respuesta: Es el arte de cuidar, es la profesión que implica cuidar en su amplio significado, no únicamente cuidar cuando estamos enfermos o solucionar problemas agudos, sino ofertar cuidados a la población, tanto en la promoción de estilos de vida saludable, la prevención de la enfermedad y sus complicaciones y la limitación de las complicaciones asociadas a enfermedad. Es imprescindible tratar de forma personalizada e individual teniendo en cuenta todas las facetas de la persona.

 

P: Los profesionales de la Enfermería, al estar en contacto directo con el paciente y los familiares, ejercéis también un papel de atención psicológica, ¿crees que se reconoce esa labor o que se entiende como algo más que se supone que es vuestra tarea?

R: Creo que es la gran olvidada de nuestra profesión por los pacientes. La sociedad siempre se imagina a la Enfermería como una profesión que realiza curas, pincha, reparte medicación, que son técnicas muy importantes, pero lo verdaderamente importante del cuidado, es el trato con las personas, el acompañamiento en las distintas etapas de su ciclo vital y estar ahí, acompañando a los pacientes en los malos momentos. La parte más importante de nuestra profesión es la parte humana y el acompañamiento.

 

P: ¿Qué es lo más emocionante de hacer tu trabajo? ¿Qué es lo que más te impulsa a seguir a pesar de las dificultades?

R: La gratitud de la gente, y la valoración de la importancia de tu trabajo. Y la importancia de sacar una sonrisa hasta en los malos momentos y el acompañamiento de la persona en esa situación tan difícil. Me impulsa a seguir y a mejorar como profesional, y a mejorar e impulsar la profesión.

 

P: ¿Cómo se puede dar más protagonismo a las/os profesionales de la Enfermería en nuestro sistema sanitario? ¿En qué tareas o campos crees que podríais participar más activamente? ¿Qué es lo que le falta a la profesión?

R: La Enfermería es el pilar base, los que estamos a pie de cama del paciente. Creo que como profesión, deberíamos tener mucha mayor autonomía y somos imprescindibles para la educación sanitaria, la promoción de la salud, la prevención de las enfermedades y sus complicaciones. Y en capacitar a la gente en el empoderamiento y autogestión de su propia enfermedad.

 

P: ¿Crees que todavía existe la imagen de la/el enfermera/o supeditada/o al médico, que no ejerce su profesión con independencia?

R: Creo que históricamente ha sido así y todavía esa visión está muy integrada en la sociedad, somos una profesión sanitaria totalmente distinta con grandísimos conocimientos en los cuidados y con una valoración muy humanista, integral y holística del paciente. Actualmente, con un cambio en el modelo y perfil de paciente, más crónico y dependiente, el papel de la Enfermería debe ganar peso para una mejor gestión de los recursos y para favorecer un mejor autocuidado.

 

P: ¿Crees que la profesión tiene el reconocimiento que se merece por parte de los pacientes?

R: Creo que generalmente no: se ve a la enfermera como alguien que realiza técnicas y reparte medicación, sin tener en cuenta los cuidados ocultos (acompañamiento psicológico, educación sanitaria, etc).

 

P: ¿En qué ha ido cambiando vuestra labor teniendo en cuenta el alto envejecimiento de la población?

R: El envejecimiento de la población supone una población más dependiente y con más comorbilidades. La Enfermería es clave en este cambio de la pirámide poblacional. Tenemos que dejar ese modelo patriarcal y centrarnos en las necesidades de la población y en capacitarlos en su propio autocuidado y en acompañarlos en la cronicidad y la pluripatología previniendo las complicaciones.

 

P: La crisis sanitaria del coronavirus ha puesto a prueba vuestra dedicación y compromiso con la profesión, ¿qué retos ha supuesto a la hora de ejercer vuestro trabajo?

R: Ha supuesto un estrés laboral, por lo que supone el riesgo de contagio y el afrontar una pandemia nueva y todavía desconocida, en la que existe muy poca evidencia científica. Supone un cambio a la hora de la atención.

 

P: ¿Va a dejar cambios en vuestras rutinas, en la forma que ejercéis día a día?

R: Sí, En Atención Primaria se han dejado de realizar consultas de pacientes crónicos con lo que eso supone para la prevención de comorbilidades asociadas. Hemos tenido que adaptar toda la atención sanitaria y espacios, para prevenir infecciones de COVID-19.

 

P: ¿Qué opinión te merece el reconocimiento a vuestra labor en estos momentos de crisis sanitaria? ¿Es algo que debería estar presente siempre o piensas que es lógico que capte más atención ahora?

R: Creo que es gratificante ver que nos reconocen la labor imprescindible de la profesión, pero temo que sea sólo momentáneamente y caiga en saco roto, que la sociedad a largo plazo se olvide de esto y de lo fundamental que es la salud.

 

P: ¿Qué le dirías a una persona que se está planteando dedicarse a la Enfermería?

R: Es una profesión muy bonita, pero es fundamental tener vocación y que te guste el cuidado y el trato con el paciente.

 

P: Este 2020 había sido declarado como el Año Internacional de la Enfermera y la Matrona, ¿qué mejoras o acciones cabría esperar de las distintas Administraciones en una ocasión así?

R: Sería imprescindible la reducción de los contratos eventuales, no podemos dar cuidados de calidad y una continuidad de cuidados cuando los pacientes cambian de profesionales constantemente.
Es fundamental el reconocimiento de las especialidades enfermeras, no solo en el papel, sino con listas propias que funcionen y evitar que el paciente sea visto por muchos profesionales de la misma categoría. No tiene sentido la especialización para luego no trabajar en el área en el que te has especializado.
La precariedad de los contratos influye negativamente en la profesión y, sobre todo, en el cuidado del paciente.

 

P: Al final de tu turno, cuando te vas a casa, ¿con qué te quedas?

R: Con el cuidado que ofreces a la gente. La importancia de sacarle una sonrisa a un paciente en malos momentos y el acompañamiento. Me parece fundamental el crecimiento profesional individual y colectivo.

 

Ourense, 13 de mayo del 2020 | La presidenta del Colegio Oficial de Enfermería, Ascensión Pérez Sampayo, ha estado en el programa informativo A Crónica, de Radio Galega, para hablar sobre la profesión enfermera en el Día Internacional de la Enfermería.

Repasa los retos de la profesión, antes y después del coronavirus y pone en relieve, una vez más, la gran dedicación y compromiso de los profesionales sanitarios durante la crisis sanitaria y siempre. 

Colegiación On-Line

Presentación de la documentación para la colegiación

Consultas

Realiza tus consultas de forma más rápida a través de la web

Trabajo

Consulta las ofertas de trabajo que llegan a nuestra oficina en un solo clic

Formación

Comprueba qué cursos están disponibles con su información completa