Via: infosalus.com

Cuatro personas con paraplejia son capaces de mover voluntariamente los músculos previamente paralizados como resultado de una nueva terapia que consiste en la estimulación eléctrica de la médula espinal, según las conclusiones de un estudio financiado en parte por los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés), y la Fundación Christopher y Dana Reeve, en Estados Unidos.

Los participantes, cada uno de ellos paralizados desde hace más de dos años, fueron capaces de flexionar voluntariamente sus dedos de los pies, los tobillos y las rodillas, mientras el estimulador estaba activo, y los movimientos han mejorado con el tiempo al combinarlos con rehabilitación física. Los investigadores involucrados en este trabajo, que se publica este martes en 'Brain', dicen que la terapia tiene el potencial de cambiar el pronóstico de las personas con parálisis, incluso después de años con la lesión.

Ver noticia completa

Fuente: El Mundo

Beatriz Figueroa, periodista y abogada, tuvo la mala suerte de ser diagnosticada de cáncer de mama mientras se encontraba en paro. La doble mala suerte que suponen la enfermedad y los vericuetos administrativos de la Seguridad Social en España. Su caso ha logrado recoger ya más de 350.000 firmas en España y ha llevado al BNG a presentar una Proposición de Ley en el Congreso de los Diputados para mejorar la protección laboral a los pacientes con cáncer y otras enfermedades crónicas.

Como ella misma explica desde Vigo, después de agotar la prestacción por desempleo que le correspondía tras 20 años trabajando, pasó a percibir un subsidio de 426 euros. "Ésta es la tarifa plana de la Seguridad Social por incapacidad temporal si estás en el paro, independientemente de los años que hayas cotizado o de tu base de cotización", explica. "Esa cantidad es el 80% del llamado IPREM, indicador de rentas múltiples, y es menos incluso que el salario mínimo interprofesional". Este martes entregará las firmas recogidas ante el Congreso de los Diputados.

Ese subsidio se revisa al año y es prorrogable hasta los 18 meses, "pero pasado ese tiempo, te dan el alta o te valoran para una incapacidad, algo que en la actualidad la Administración está rechazando a muchos pacientes con cáncer, como he podido comprobar en estos meses". Por eso, la proposición que se va a debatir próximamente en el Congreso pide que se conceda a los pacientes con cáncer u otras enfermedades crónicas la incapacidad permanente de oficio, al menos hasta que sus revisiones médicas pasen a ser cada seis meses, "un criterio médico que indica que, al menos, el riesgo de recidiva se ha aminorado", prosigue Beatriz. Esta petición no sólo beneficiaría a los pacientes con cáncer en paro, sino también a quienes se encuentran de baja médica, "porque a veces tienen presiones de sus empresas para que se incorporen a su puesto".

Ver la noticia completa

El Centro de Investigaciones Oncológicas desvela la paradoja de por qué una enfermedad ahuyenta la otra

Un centenar de genes intervienen en ambas

Fuente: El País

El cáncer protege del alzhéimer (en general, de enfermedades del cerebro y del sistema nervioso central), y viceversa. Esta curiosa paradoja, que durante años ha desconcertado a oncólogos, psiquiatras y neurólogos, ya tiene una explicación; y está en los genes. Científicos del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) dirigidos por Alfonso Valencia se han sumergido con herramientas informáticas en el ADN de 1.700 pacientes y han identificado un centenar de genes responsables de esta asociación, lo que representa la evidencia molecular más contundente de la relación excluyente entre tumores y enfermedades neurodegenerativas y su efecto protector cruzado.

Distintos estudios ya habían observado una menor incidencia de casos de cáncer entre enfermos de alzhéimer, párkinson o esquizofrenia. En los pacientes con alzhéimer, por ejemplo, el riesgo de un tumor es un 42% inferior. Entre personas con esquizofrenia, la relación a era aún más llamativa, como destaca Rafael Tabarés, catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Valencia y cofirmante del estudio. “Algunas de estas personas son grandes fumadores y, comparativamente, padecen menos tumores de pulmón de lo que sería esperable por este hábito”, lo que desconcertaba aún más a los investigadores.

Anteriormene se habían planteado distintas hipótesis para describir la vinculación inversa entre estas enfermedades aparentemente tan dispares, pero no había ningún estudio que mediante pruebas analíticas hubiera llegado a construir un relato suficientemente sólido. Hasta el trabajo publicado este jueves por la revista PLOS Genetics. 

Para llegar a ello, los investigadores del CNIO cruzaron mediante herramientas bioinformáticas los datos de expresión genética de casi 1.700 personas procedentes de 30 estudios sobre enfermedades del sistema nervioso central (SNC): alzhéimer, párkinson y esquizofrenia, y los de trabajos sobre tres tipos de cáncer (colon, pulmón y próstata). Como resultado de esta operación encontraron un centenar de genes que intervenían en los dos tipos de enfermedades, aunque de forma distinta.

Los investigadores han buceado en los datos de 1.700 pacientes

Había 74 genes cuyo comportamiento se encontraba reprimido en personas con enfermedades del SNC pero sobreexpresado (trabajando en exceso) en las personas con alguno de los tres tumores analizados. En otros 19 genes se daba el caso contrario: presentaban una mayor actividad en enfermedades como el alzhéimer y una expresión reducida en afectados por cáncer.

“Hasta el 90% de los procesos biológicos que aparecen aumentados (acelerados por una mayor expresión de los genes) en el caso del cáncer están reprimidos en las enfermedades del sistema nervioso analizadas”, destacan los investigadores del CNIO Cesar Boullosa y Kristina Ibáñez. Esto sugiere que los mismos mecanismos celulares que disparan el cáncer podrían estar protegiendo de sufrir alzhéimer, y al contrario.

Entre la lista de genes identificados se encuentra el PIN1, relacionado con el proceso de plegamiento de las proteínas y que, a pequeña escala, reproduce el hallazgo de los investigadores del CNIO. Si se encuentra sobreactivado acelera el metabolismo celular, lo que se vincula con el desarrollo de tumores. Pero, simultáneamente, protegería del alzhéimer ya que impide el funcionamiento normal de la proteína TAU, y esta tiene un papel clave en la neurodegeneración y, en concreto, su acumulación se asocia a esta patología que daña a las neuronas.

Sin embargo, el mecanismo descrito por los investigadores no es siempre tan lineal, y tiene mucho más que ver con procesos biológicos más complejos y de acción de los genes.
El trabajo pone sobre la mesa otra cuestión cada vez más presente entre los investigadores: plantea una raíz común entre unas patologías en teoría tan distintas como los procesos neoplásicos y los neurodegenerativos.

Hay medicamentos que tienen efecto en ambos tipos de enfermedades

Esta cuestión ya la han abordado otros investigadores que hablan de las enfermedades neurodegenerativas y el cáncer como dos caras de una misma moneda: la alteración de mecanismos celulares básicos a lo largo del envejecimiento. Es decir, sostienen que la senescencia es en sí misma una enfermedad, más allá de que sus manifestaciones puedan ser enfermedades oncológicas o neurodegenerativas, como sostiene Massimo Musico, un investigador italiano que advirtió —a partir de la observación de 200.000 casos— que el alzhéimer protege del cáncer.

Esta relación se basa en los controles que fallen en la regulación de la proliferación y la muerte celular. Así, puede haber un desequilibrio en un sentido —desarrollo incontrolado de los tejidos en el caso del cáncer— o en el otro —problemas con la muerte celular programada y la reparación de lesiones, en el caso de enfermedades neurodegenerativas—.
La expresión de estos desajustes se manifiesta con el comportamiento genético descrito. Pero su origen es más complicado de determinar. En el caso de la esquizofrenia, por ejemplo, se desconoce si la protección frente al cáncer se debe al propio mecanismo que desencadena la enfermedad o si es la medicación —de carácter crónico, se consume durante años— que se administra para combatirla la que tiene esta función antitumoral, como advierte Alfonso Valencia. “En todo caso, el mecanismo final sería el descrito, ya fuera porque la propia enfermedad reprimiera la expresión de un gen o si fuera debido al consumo de un fármaco”.

De hecho, como apunta Rafael Tabarés, se ha observado que algunos fármacos, como, por ejemplo, antipsicóticos de la familia de las fenotiazinas —usados para tratar la esquizofrenia—, tienen efectos anticancerígenos. De ahí que los investigadores planteen que la asociación genética descrita en el trabajo entre tumores y enfermedades del sistema nervioso podría ser aprovechada en beneficio de ambos tipos de pacientes. “Podría abrir la puerta a la utilización de fármacos antineoplásicos para tratar algunas dolencias del sistema nervioso y a la inversa” plantean los investigadores del CNIO.

 

La muerte asistida podrá aplicarse sin restricciones de edad cuando se trate de casos terminales cuya muerte sea inevitable

Fuente: La Gaceta

Los niños y adolescentes belgas ya pueden optar a la muerte asistida sin requisito de edad. Bélgica ha aprobado hoy la ampliación de la ley de la eutanasia y se ha convertido así en el segundo país en permitirla, sólo por detrás de Holanda. Según recoge la normativa, sólo se permitirá en casos muy restringidos, en los que el sufrimiento físico sea "insoportable y su muerte a corto plazo sea inevitable".

La eutanasia se contempla como un 'derecho' en Bélgica para los adultos desde 2002. Ahora, la ampliación de la ley afecta también a los menores de edad, pero con algunos matices: sólo podrán optar a ella los niños y adultos que sufran enfermedades terminales imposibles de curar y, en ese caso, tendrá que solicitarse por escrito con el consentimiento de los padres o tutores legales.

Lo particular del caso de Bélgica es que el Parlamento no ha establecido un límite de edad. Cualquier menor podrá morir si su solicitud es aceptada, al contrario que en Holanda, donde sólo los jóvenes a partir de 12 años pueden tomar tal decisión. "Nuestra responsabilidad es permitir a todo el mundo vivir y morir con dignidad", justificó la diputada socialista Karen Lalieux un día antes de su aprobación final.

La aprobación de tan polémica ley se produce tras varios años de maduración e intensos debates que han ampliado la fractura entre los partidos políticos y una buena parte de la sociedad. "Un niño de siete años, ¿es verdaderamente autónomo?", se preguntaban los cristianodemócratas flamencos, detractores de la propuesta. Junto a ellos, se han manifestado en contra los cristianodemócratas fracófonos, los ultraderechistas del Vlaams Belang, la Iglesia Católica belga -opuesta desde el primer momento- y más de 160 pediatras, que se movilizaron esta última semana sin lograr frenar la nueva ley. A favor: los socialistas, liberales, ecologistas y los nacionalistas flamencos del N-VA.

La muerte asistida para niños y adolescentes ha salido adelante con 86 votos a favor, 44 en contra y 12 abstenciones. Ya se daba por sentado que la ley estaría hoy aprobada, puesto que el Senado ya dio luz verde a la propuesta el pasado diciembre y contaría, aparentemente, con el apoyo de un 74% de la sociedad según publicó el periódico 'La Libre Belgique'.
La parlamentaria Catherine Fonck, de los democristianos del CDH, explicó que su grupo no podía apoyar el texto porque no respondía a "problemas fundamentales" como la manera de medir la capacidad de discernimiento del niño o la ausencia de un procedimiento cuando los padres no se pongan de acuerdo sobre la eutanasia.

 

Los diagnósticos aumentaron en España un 9,6% y las defunciones cayeron un 1,3% desde 2008 Con el envejecimiento de los países pobres se disparará

Fuente: El País

El cáncer es una enfermedad asociada al envejecimiento. Por eso, en España, donde una de cada seis personas tiene más de 65 años, los diagnósticos van en aumento. Fueron 196.902 en 2008, 215.534 en 2012 (un 9,6% más) y la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) prevé que sean 227.076 en 2015. Es la segunda causa de muerte en el país.
En cambio, los avances en los tratamientos, con la incorporación de terapias personalizadas (fármacos biológicos que responden al perfil genético del paciente) han hecho que el número de fallecimientos bajara hasta 2012. En 2008 fueron 104.156, y cuatro años después 102.762, un descenso del 1,3%. Los datos de la SEOM coinciden con los recientemente publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) que establecía una tasa de mortalidad, medida como fallecimientos por cada 100.000 habitantes, de 269,34 en 2008, mientras que en 2012 eran 237,34.

Cifras de España

  • Cáncer colorrectal. Es el más frecuente en el conjunto de la población, con 32.240 diagnósticos en 20012. Va en aumento. Sanidad va a empezar los cribados este año a la población entre lso 50 y 69 años.
  • Cáncer de próstata. El primero en hombres y segundo del conjunto. 27.853 doagnósticos en un año. En cambio, las muertes van en descenso, porque muchos son leves y el cribado lo detecta muy pronto. Es, proporcionalmente, el que más muertes causa.
  • Cáncer de mama. El primero en mujeres (25.215 diagnósticos). Va en aumento por el tabaquismo femenino aunque frenándose. También disminuye proporcionalmente la mortlidad.
  • Cáncer de vejiga. El siguiente en incidencia (13.789 casos). También sube.

El avance no es gratis. La factura de la enfermedad crece: más de 8.000 millones de euros al año solo en España, incluyendo también el coste de los años de vida perdida, pero donde el impacto de los tratamientos va en aumento. Por ejemplo, en los hospitales más de la mitad del gasto en medicamentos (unos 2.000 millones al año) se reparte entre oncología, VIH y enfermedades reumáticas, según el Ministerio de Sanidad. De hecho, oncólogos y pacientes se quejan de que la Administración pone obstáculos para usar las novedades por su precio.

Pilar Garrido, presidenta de SEOM, advierte que la información de que se dispone es aún en España muy pobre, y que eso impide hacer muchos análisis. “Es la ofrecida por algunas comunidades que representan el 17% de la población”. Sin embargo, yendo a una lectura más cualitativa que cuantitativa, cree que, aparte del envejecimiento, “estamos viendo ahora los efectos de una mayor presencia anterior en el tiempo de las causas que con más frecuencia inducen cáncer: tabaco, dieta, virus, radiaciones, alcohol, polución atmosférica, agentes tóxicos”.

Además, los programas de cribado (en España están generalizados los de mama, cuello de útero y próstata y, a partir de este año, Sanidad plantea implantar el de cáncer colorrectal para la población de entre 50 y 69 años) tienen también un impacto: “Conducen a un aumento en la incidencia, aunque sea en estadios más precoces”, dice Gallardo.
Hasta aquí la evolución ha sido, a grandes rasgos, positiva, pero es difícil que se mantenga. De hecho, la serie del INE apunta a que hubo un mínimo en la tasa de mortalidad en 2009, y que desde entonces hay un repunte. La SEOM prevé que de 2012 a 2015 el número total de defunciones suba un 5,4% más. Con cautela, Gallardo indica que esto puede estar condicionado “porque se está produciendo un envejecimiento de la población que conduce a una mayor incidencia del cáncer, pero también a un peor pronóstico del mismo”. Porque no solo es más fácil que una persona mayor tenga un tumor. Es que la “edad es un factor pronóstico negativo”.

Hay que hacer otro matiz a esta comparación de datos. La incidencia es la que es y se mide año a año, pero la mortalidad que se calcula corresponde a tumores más antiguos. En oncología, un cáncer se considera curado —en un sentido amplio— si la persona sobrevive cinco años. Y eso no quiere decir que el afectado pueda olvidarse del proceso. Hasta un 30% de las personas que superan un tumor tiene luego otro, según el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (Gepac).

Garrido destaca este retraso en las muertes. “La mortalidad en un momento determinado no está relacionada directamente con la incidencia en ese mismo momento. Es más correcto evaluar la incidencia en un momento en el tiempo y la supervivencia a cinco años para conocer la eficacia de los sistemas de atención sanitaria, y en España la supervivencia a cinco años está aumentando” señala. Por ejemplo, en la OCDE la mortalidad por cáncer entre 1991 y 2011 bajó de media un 15% (un 14% en España). Solo en Eslovenia, Corea del Sur, Sudáfrica y Brasil aumentó. En el extremo opuesto, en Suiza, Luxemburgo y la República Checa bajó más del 25%.

La prevención será clave para evitar el impacto en los sistemas sanitarios

En la situación actual de los pacientes españoles hay otro factor: la crisis. La Asociación Española Contra el Cáncer (Aecc) ha visto cómo las demandas de atención social crecían un 52% desde 2010. “Parece que hasta entonces la gente tenía reservas; ahora ya no tienen de dónde tirar y nosotros nos hemos quedado sin fondos”, dice una portavoz. Se trata de ayudas de todo tipo. El 34,6% de las más de 11.000 del último año son de tipo económico y el 21% son solicitudes en pisos y residencias, por ejemplo. Es el caso de María del Mar, una mujer de 40 años con cáncer de mama con metástasis hepática y un hijo de nueve años con una discapacidad. “Me dieron dinero durante unos meses para la casa y para comer, porque en mi situación nadie te contrata”, cuenta.

Si esa es la situación española, la del mundo en desarrollo no va a ser mejor. Hasta hace poco, el cáncer era poco frecuente en países pobres porque tenían baja esperanza de vida. Pero un informe presentado ayer por la Organización Mundial de la Salud y la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer señala que se producirá un “alarmante” aumento de casos en el mundo, y se calcula que dentro de dos décadas se diagnosticarán 22 millones al año, frente a los 12 millones actuales. Y ello puede suponer un factor estresante añadido para los sistemas de salud de los países menos ricos, que en ese tiempo no habrán acabado de enfrentarse a las que ahora son todavía las principales causas de muerte, las enfermedades transmisibles. Será añadir una enfermedad crónica, como son los tumores en muchos casos, a otras como la infección por VIH, con gastos crecientes y difícilmente asumibles. De hecho, ya hay movimientos en países como India y Sudáfrica para que su sistema de patentes no sea un obstáculo para la entrada cuanto antes de fármacos genéricos contra el cáncer que abaraten las terapias (aun a costa de enfrentarse a las multinacionales).

Ante esta situación, la detección precoz y la prevención del tabaquismo, la obesidad y la contaminación son factores clave. “Es necesaria una acción inmediata para afrontar este desastre humano”, ha dicho Christopher Wild, uno de los autores del informe.

Colegiación On-Line

Presentación de la documentación para la colegiación

Consultas

Realiza tus consultas de forma más rápida a través de la web

Trabajo

Consulta las ofertas de trabajo que llegan a nuestra oficina en un solo clic

Formación

Comprueba qué cursos están disponibles con su información completa