Imprimir

Antonio Paz Millán es enfermero en la lista de contratación. En la actualidad, contratado después de 16 años trabajando.

DSC AntonioMillán resalta que “cada vez son más las enfermeras/os en la misma situación, debido a una contratación en fraude de ley, proceso que deja a uno sin derechos”.


¿Su situación es compartida por el grueso del colectivo enfermero?
Mucha de la gente contratada en el hospital está en las mismas condiciones. Esto se debe a la precariedad persistente y a que el sistema no se ajusta a la realidad de la contratación.


¿Qué implica tener ya una edad y seguir en las listas de contratación?
Que la vida evoluciona, a cada cual de un modo distinto, y uno necesita conciliar pero no puede. La posibilidad de conciliar supone que yo, con 15 días de antelación, tenga una cartelera montada que me diga, por un lado, cuáles van a ser mis turnos y que éstos estén dentro de la legalidad y, por otro lado, en qué sitio del hospital voy a estar, la incertidumbre de no saber a dónde vas a tener que ir es una de las cuestiones que más nos afectan. Esa conciliación no la podemos tener, por culpa de cómo está todo organizado y por el hecho de que las direcciones de Enfermería no interiorizan la problemática y lo que ello supone.


¿Qué tipo de contratos les ofrecen para no tener derechos?
Son contratos por acúmulo de tareas y por acúmulo de vacaciones. Estos contratos, al ser de una duración pequeña no dan derechos ni a días de libre disposición, porque para ello tienes que haber trabajado más de 61 días y normalmente no es así, ni tampoco a vacaciones que, en su lugar nos las liquidan. Lo máximo que te dan es un contrato de un mes, después de arañar hemos conseguido que empiecen a darse algunos de dos meses.


¿Cómo puede estar todo el mundo igual?
Porque le salimos hiperrentable, ya que no podemos ponernos ni enfermos. Nosotros trabajamos casi 14 meses al año. El que tiene la suerte de trabajar todo el año, el mes de vacaciones en su vida laboral computa como vacaciones no disfrutadas y se solapa con sus días de trabajo. Lo que se hace es que se cotiza doblemente los días que pertenecerían por vacaciones. Y a mayores, se le mete el plus de horas que hacemos por estar contratados. Nosotros, como acúmulo de tareas hacemos mucho un exceso de jornada anual, así establecido con su fórmula y su fundamento, pero que a la hora de la verdad hace que podamos tener casi un mes más en horas que el resto de nuestros compañeros.


¿Cómo es posible que se permita esta forma de contratación?
Precisamente, hay que resaltar que esta forma de contratar no se permite en muchos sitios, entre ellos en la empresa privada en la que estás un tiempo y, o bien te hacen interino o fijo o te vas a la calle. Las sentencias a nivel Europeo estan detrás de todas estas líneas al admitir que nuestros contratos están en fraude de ley, dada la concatenación de contratos que nos empuja a estar así durante años y años.


¿Ha cambiado la contratación en este hospital?
Es la misma desde hace 13 años. El único respiro y aire nueve que tuvimos, tal y como coinciden en señalar tanto fijos como contratados, fue gracias a la entrada de la anterior dirección, de María José Menor. Presentaba una gran capacidad de gestión y una política diferente de cara a muchas cosas pero, en particular, hacia la contratación. Hoy en día, por desgracia, sigue todo como antes o para ser justos peor.


¿A qué se refiere cuando dice que todo sigue como antes?
A que hemos vuelto a perder en la contratación. Perdemos esperanzas de estabilidad, de contratación y aliento profesional. Al final nos vemos todos en la misma, cubriendo días. La precariedad puede verse de alguna manera en que ahora todos parece que pertenecemos al pool del Sergas, aunque no estés en esas listas. Dado que, a lo mejor, no sabes en qué turno vas a trabajar dentro de tres días ni dónde vas a estar. Por no decir que según los contratos que se oferten podemos llegar a estar de 10 a 15 dias sin descansar debido a que concatenas contratos de días a los que no puedes decir que no.


¿Dónde cree que está el margen de mejora?
De entrada está claro que el problema está en la política. La mejora también reside en lo que haga la dirección de Enfermería, en que sea capaz de plantarse y de ver que somos un volumen importante y que tenemos un gran valor añadido con la capacidad de ser versatiles y desenvolver el trabajo en muchos sitios diferentes. Sin embargo, ¿qué es lo que sucede? Nos dicen que no hay oferta suficiente, que no hay presupuesto suficiente, pero nosotros seguimos haciendo el trabajo igual, con lo que el gasto es el mismo. Pero, ¿cuál es la diferencia? Que ahorran gracias a nosotros, porque si a mí me contratas durante seis meses me pertenecen 15 días de vacaciones, mientras que si me vas contratando mes a mes tan solo me los tienen que pagar.
Una de las medidas que podria paliar esto es ajustandose los ratios de enfermeria a nuestros paises vecinos, o al menos no sacar 500 plazas cuando necesitamos 2000.


En estas condiciones, ¿cómo es la labor que debe desarrollar la Enfermería?
Llegamos a un punto en el que nos tenemos que adaptar camaleónicamente a todo el trabajo que vamos a desarrollar. Como digo siempre, 'yo soy el maestro liendre: de todo sabe y de nada entiende’. Con los años, eres cada vez más consciente de la responsabilidad que entraña que te manden de un sitio a otro continuamente. Y esto mismo nos sucede a todos,tanto a los que acaban de terminar la carrera como a los que llevan 16 años trabajando.
En resumen, realizamos una gran labor, porque tenemos una enorme capacidad de adaptación, un amplio sentido de la responsabilidad y la profesionalidad, vocación y entrega que llevamos en nuestro ADN.


¿La precariedad a la que se enfrentan a diario puede mermar la calidad asistencial?
Evidentemente, intentamos que esto no suceda pero, desgraciadamente, de alguna manera influye. Seguramente en una parte pequeña de toda nuestra atención, pero ocurre. Debido a que es imposible que como profesional que va de un lado para otro puedas controlar íntegramente una unidad o unas patologías determinadas.


¿Esta situación pasa factura a nivel psicológico?
La precariedad existente redunda en una situación de estrés tanto para el profesional contratado como para el fijo. Para el contratado porque se suceden toda una serie de cambios de planta y de unidades y para el fijo porque tiene que explicar a cada uno de los que llegan lo mismo que a los anteriores.
Este plano, quizás sea el de mayor importancia, ya que estas situaciones a las que nos enfrentamos y esta inestabilidad psicológica nos las llevamos para casa, nos guste o no. Esto hace que conforme pasa cada vez más tiempo lo llevemos peor. Sobre todo por que no te permite casi nunca conciliar la vida familiar. Y si a todo esto le añadimos que tu pareja esta en las mismas condiciones, no te lo puedes ni imaginar.