Con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, María Villanueva Rey, matrona con 30 años de experiencia, nos ayuda a conocer mejor sus entresijos.

maria matrona interiorAdemás, ahonda en varias de las claves de esta especialidad dentro de la Enfermería. A lo largo de estas tres décadas María ha desarrollado su profesión en diferentes áreas de Atención Primaria de Galicia, desde O Carballiño a Ribadavia temporalmente hasta A Valenzá (Barbadás) donde ejerce actualmente, “una zona con muchos nacimientos, emergente en comparación a otras áreas”.

En el día a día de su trabajo aborda cuestiones que van desde la “preconcepción, asesoramiento en reproducción, control de embarazo de bajo riesgo, educación maternal y preparación al parto, control de puerperio, control y apoyo a la lactancia, cursos de postparto (cuidados de recién nacidos, y masajes al bebé), recuperación del suelo pélvico, asesoramiento en anticoncepción y sexualidad o la menopausia”, explica Villanueva. Además, también participa en el proceso de prevención de cáncer de cuello de útero y detección y prevención de enfermedades de transmisión sexual mano a mano con los equipos médicos.

Concretamente es en la etapa de preparación al parto cuándo María comienza a tratar la cuestión de la lactancia materna, aproximadamente en la semana 28 de gestación. Ya en la semana 32, “cuando se elabora el plan de parto, un archivo en el que se cubren cuestiones relacionadas con el momento de dar a luz para que el hospital esté preparado, se le pregunta a la madre si va a dar lactancia materna”.

A la hora de tomar esta decisión María lo tiene claro: “Debe ser la madre, con la información que le damos, quien decida. A veces se dejan influir por alguien que conocen y ha tenido una mala experiencia o por otras opiniones, pero deben ser ellas quienes tengan la última palabra”.

En mano de la matrona está, precisamente, ofrecer la información necesaria para que las madres decidan y, en caso de optar por la lactancia materna, “sea exitosa y un proceso satisfactorio”. Una de las primeras cuestiones que se aborda es que la lactancia supone, al menos en una primera etapa, “24 horas juntos, madre y bebé. Insistimos en la lactancia a demanda, lo que supone una disponibilidad continuada, poner al bebé a mamar cada hora, cada dos, también de noche... para, de ese modo, tener también la estimulación que el pecho necesita para la subida de la leche. Pero se trata de un proceso que se va estabilizando con el paso de los días”.

Asimismo, explican el proceso fisiológico de la subida de la leche “hasta el quinto día después del parto, cuando los pechos estarán grandes, pesados e incluso molestos, pero que tienen leche para algo tan maravilloso como amamantar a nuestro bebé”.

El pilar principal de la lactancia materna se encuentra en los beneficios para el bebé y la madre, una cuestión de la que también da cuenta María. “Lo primero que se produce es el calostro, luego una leche inmadura y después una leche cuya composición química se va adaptando a las necesidades del niño, que se encuentra a la temperatura adecuada y naturalmente esterilizada” señala la matrona, quien también hace especial hincapié en el “refuerzo del sistema inmunitario de la leche materna, algo que no se le puede añadir a ninguna otra leche”.

Por si esto fuese poco, la lactancia materna “reduce el riesgo de cáncer de mama, la obesidad en los niños , las alergias o el asma y diferentes estudios la relacionan también con menos casos de muerte súbita” sumado al “distanciamiento natural de los embarazos y la reducción de la depresión postparto”. Todo esto convierte la lactancia materna en la “opción más adecuada”.

Pero ¿todas las mujeres pueden amamantar a sus bebés? “Se desaconseja en aquellas mujeres que sean grandes fumadoras o que deban tomar alguna medicación que se pueda transmitir a través de la leche materna”, señala Villanueva. Sin embargo, otras cuestiones que, a priori, podrían dificultar el proceso no tienen porque suponer un impedimento, por ejemplo “mujeres con el pezón invertido o con quistes tienen más dificultad para la extracción de leche, pero pueden llegar a una lactancia exitosa”.

CONSEJOS DURANTE LA LACTANCIA

lactancia maternaMaría Villanueva reconoce que, aunque la mayoría de las mujeres desean dar lactancia materna, durante el proceso surgen las dificultades. Por eso, invita a que las madres sepan que la matrona estará ahí para apoyarlas.

Una de las dudas que muchas veces se repite “es la de ¿cuánto mama el niño? Pues no lo vamos a saber, pero lo importante es que el bebé mame y quede satisfecho”.

La “paciencia y la calma” son dos de las claves para la lactancia materna. María explica que “hay que darle tiempo al bebe, maman despacio, toman descansitos por eso hay que hacerlo con calma”.

También se insiste en la postura “con la espalda bien apoyada y relajada ya que la tensión puede influir en cómo fluye la leche”.

Según avanza la lactancia y se espacian las tomas, también se produce menos leche por eso se recomienda que “en la fase en la que comienza a darse alimentos complementarios, como cereales o papillas de frutas, la primera toma sea de pecho, así mamará más y será más fácil mantener la lactancia y la producción de leche”

Porque ¿hasta cuándo se recomienda la lactancia materna? “Es una decisión que debe surgir del binomio madre-hijo, nadie debe juzgar ni opinar a este respecto, es una decisión que tiene que tomar la madre, hay casos incluso de lactancia en tándem, una madre tiene un segundo hijo, se reactiva la producción de leche y mantiene la lactancia de ambos, mamando primero el más pequeño que también es el más demandante”, explica María.

Con todo, lo más importante es que “la madre debe sentirse cómoda y eso incluye buscar la intimidad que necesite” para amamantar.

SOCIEDAD Y LACTANCIA

Otro de los grandes temas relacionados con la lactancia materna es el apoyo social y la conciliación entre la vida laboral y familiar. “La realidad es que las mujeres ya se estresan antes del parto pensando en lo que va a ocurrir después, cuando tengan que, por ejemplo, incorporarse a sus trabajos”, por eso María siempre invita a ir paso a paso “primero demos a luz, veamos si sube la leche, si el bebé coge el pecho...” De hecho el estrés también puede reducir la cantidad de leche “por el descenso de la prolactina, la hormona encargada de la producción de leche”.

Incluso la preocupación por perder peso después del embarazo hace que las mujeres no se alimenten correctamente ya que la dieta en el periodo de lactancia “debe ser rica en calorías, por eso no se recomiendan productos desnatados. En las grasas de la leche se encuentran las vitaminas liposolubles, la vitamina D antirraquítica y tan importante para el desarrollo de los huesos; la materia prima de la leche es lo que come la madre”.

Es posible que la lactancia traiga consigo día duros pero “una vez instalada y madre e hijo adaptados merece la pena”. Y para llegar a ese punto “siempre contarán con el apoyo profesional de las matronas”.  

Colegiación On-Line

Presentación de la documentación para la colegiación

Consultas

Realiza tus consultas de forma más rápida a través de la web

Trabajo

Consulta las ofertas de trabajo que llegan a nuestra oficina en un solo clic

Formación

Comprueba qué cursos están disponibles con su información completa