Ya sea en centros especializados o con cuidados en el domicilio, los profesionales de Enfermería son un pilar fundamental en la atención de nuestros mayores.

geriatria interiorY es que, a medida que avanza la vida, la necesidad de cuidados aumenta. Marta Rodríguez Bouza, de 28 años y diplomada en Enfermería, forma parte de este importante tejido de cuidados cada vez más fundamental. Y es que ante la situación demográfico actual, especialmente en provincias como Ourense, se vuelven esenciales unos servicios geriátricos de calidad.

Marta lleva concretamente siete años trabajando en geriátricos, aunque también cuenta con experiencia en otras unidades. “La diferencia está en la atención que se le presta a pacientes agudos, con los que se comparte menos tiempo, al que se atiende durante unos días, durante un ingreso, y el cuidado de un paciente crónico, con el que se trabaja de manera continua y en el que puedes apreciar mucho mejor su evolución”. Este es uno de los principales matices que Rodríguez encuentra en el trabajo de Enfermería que desarrolla con personas mayores que, al mismo tiempo, son pacientes crónicos.

En su día a día en un centro geriátrico, Marta trabaja para lograr que los mayores estén perfectamente atendidos con el menor número de desplazamientos a centros de salud. Aunque “cada vez llegan necesitando más asistencia” hay “personas que se valen completamente, asistidas y gran asistidas”. Allí, atienden desde la aplicación de tratamientos regulares a cuestiones como procesos catarrales o dolencias crónicas como diabetes o hipertensión.

Pero su trabajo va un paso más allá. “Necesitamos ser pacientes, saber escuchar, tratar con cariño y explicarles todos los pasos que vas a dar”. También realizan una importante labor didáctica, tanto con los mayores como con las familias.

En el caso de los residentes en geriátricos “existe mucha culpa en los familiares”. Lejos de la idea de que se trata de una salida fácil “muchas veces la situación familiar solo deja este camino, hay mayores con un solo hijo cuyas circunstancias laborales le impiden prestarle la atención que realmente necesitan”. Es entonces cuando “se les explica detalladamente que van a estar perfectamente atendidos y que su calidad de vida va a mejorar”.

EXPECTATIVAS vs. REALIDAD

Y es que los geriátricos ofrecen “unas expectativas horribles y la realidad es muy diferente” matiza Marta Rodríguez. Toda esa preocupación de la familia se desvanece cuando “ven que sus mayores están atendidos y perfectamente cuidados”.

Eso mismo sucede con los propios residentes. Marta reconoce que no todos llegan con el mejor de los ánimos, pero “su situación a diferentes niveles, salud, higiene, alimentación, mejora rápidamente y entonces la sonrisa aparece”. Y no solo eso, “se crea una comunidad, realizan actividades, ejercicios físicos y mentales y establecen relaciones entre ellos”.

En definitiva, apunta Rodríguez “está orientado a que las personas se sientan como en su casa pero con todos los cuidados y necesidades cubiertas”.

Todo su trabajo se traduce también en esa satisfacción que da “ver todo lo que puedes hacer por cada persona, cómo influyes a nivel sanitario, asistencial y anímico a lo largo del tiempo” aunque en ocasiones toque lidiar “con algunos familiares para los que siempre hay algo mal, hagas lo que hagas”.

EL CAMINO A SEGUIR

Marta Rodríguez también apunta algunos aspectos en los que seguir incidiendo y destaca, en este caso, la necesidad de “un acuerdo que unifique la comunicación entre el Sergas y la geriatría para poder seguir prestando mejores servicios”.

Colegiación On-Line

Presentación de la documentación para la colegiación

Consultas

Realiza tus consultas de forma más rápida a través de la web

Trabajo

Consulta las ofertas de trabajo que llegan a nuestra oficina en un solo clic

Formación

Comprueba qué cursos están disponibles con su información completa