La “amabilidad” de las instalaciones sanitarias, el cumplimiento de los procedimientos y la seguridad de los pacientes son cuestiones que evalúa el Área de Calidad de la EOXI.

Con su tesis sobre los “Condicionantes del consumo de medicamentos: análisis de las encuestas nacionales de salud 1987-2006”, Beatriz Sánchez se convirtió en pionera como enfermera doctora en la provincia de Ourense. Varios años después, y con una amplia trayectoria profesional, docente e investigadora a sus espaldas, es la responsable del Área de Calidad de la EOXI de Ourense, Verín y O Barco, una labor que ya había ocupado con anterioridad. “Nos centramos en comprobar que los procedimientos, sustentados en la evidencia científica, se lleven a cabo y se cumplan. Para eso se establecen, a nivel de servicios centrales y de nuestra EOXI, objetivos con las responsables de cada unidad y de cada área. Llevamos a cabo la monitorización mensual de indicadores con el objetivo de comprobar el nivel de calidad proporcionado y detectar posibles desviaciones”, explica Sánchez López. Si se obtienen niveles subestándar es cuando se “estudian las causas de las desviaciones y se llevan a cabo acciones de mejora que permitan recuperar los niveles de calidad establecidos”.

¿Cómo es la calidad del área sanitaria de Ourense? Sánchez considera que “el nivel de calidad fluctúa, no podemos negar que los cambios afectan”. Y si por algo se caracterizan los últimos meses es, precisamente, por las novedades: se ha inaugurado un nuevo edificio, lo que ha supuesto el traslado de unidades de hospitalización y especialidades y también los equipos han sufrido cambios. Para Beatriz Sánchez, han sido “momentos delicados, ya que no solamente ha variado la ubicación de algunas unidades, sino que también se ha modificado parte de la metodología de trabajo, se ha dado un paso más en la filosofía de “hospital sin papeles”, añadiendo más seguridad a la atención y a los cuidados”. Un ejemplo de los cambios experimentados es que “antes las extracciones de sangre las realizaban las enfermeras de laboratorio y ahora las hace la enfermera referente del paciente, utilizando el sistema de gestión MODULAB. El procedimiento comienza con la lectura del código de barras del volante, la impresión de pegatinas en las que consta los datos personales del paciente, la prueba solicitada y el tubo que se precisa, finalizando con la punción y extracción de sangre. Asimismo se ha implantado la prescripción y la confirmación de administración de fármacos electrónica, lo que ha supuesto un incremento en la seguridad, tanto para pacientes como para profesionales puesto que al no transcribir han desaparecido los posibles errores relacionados con la misma”. A su juicio, todos estos cambios han generado “estrés en los profesionales, sin embargo y gracias a su alta profesionalidad y responsabilidad la calidad asistencial apenas se ha visto afectada”.

Sistema de notificación

Uno de los instrumentos que, según Sánchez, permite mejorar la calidad es el Sistema de notificación y aprendizaje para seguridad de los pacientes. Un sistema no punitivo, anónimo y voluntario en el que los profesionales notifican los incidentes de seguridad que se han producido. “Estamos incrementando la cultura de seguridad y me baso en que se notifica más. Se han notificado alrededor de 130 incidentes en la EOXI en cinco meses y no llegaron a 200 en 2017. Que se notifique más no quiere decir que ahora se trabaje peor sino que se tiene más confianza en el sistema”, dice Beatriz Sánchez. Para ella, “hay confianza porque el hecho de que se notifique no implica que se vaya a penalizar al profesional -en ningún momento se hace eso-, sino que intentamos analizar esos eventos para aprender, averiguar las causas que han provocado ese incidente y llevar a cabo medidas para que no vuelvan a ocurrir”.

DSCF5142

Dentro de este departamento de Calidad se enmarcan también el área de procedimientos de enfermería y la realización de auditorías de seguridad de los centros. Actualmente, se están analizando los centros de salud y los hospitales con la herramienta de “código amable”, que mide la amabilidad de sus instalaciones: que sea accesible, que tenga la información visible y comprensible, etc. “Son amables pero podían ser más amables. Estamos en niveles más que aceptables, que nos clasifican como amables, pero siempre se puede mejorar ya que apostamos por la excelencia”, afirma Sánchez, que resume su cometido en “hacer que nuestros centros sean lo más accesibles posible, lo más amigables y que nuestros cuidados sean los más adecuados, hacer el menos daño posible y tratar a los pacientes de la mejor manera posible. Poner a funcionar la empatía al 100%”.

El contacto que este departamento tiene con los pacientes le permite saber que, en general, la valoración que realizan de la calidad del servicio es positiva.

Colegiación On-Line

Presentación de la documentación para la colegiación

Consultas

Realiza tus consultas de forma más rápida a través de la web

Trabajo

Consulta las ofertas de trabajo que llegan a nuestra oficina en un solo clic

Formación

Comprueba qué cursos están disponibles con su información completa