El agua de As Burgas mejora el impacto que la fibromialgia tiene sobre quienes la padecen. Esa es la conclusión del estudio realizado por Natalia Calvo y María Reyes Pérez.

Los pacientes que sufren fibromialgia tienen en las aguas termales de As Burgas una esperanza para hacer más llevadera su dolencia. Así se desprende del estudio “Burgas: la eficacia de las aguas mineromedicinales de la piscina de As Burgas en pacientes con fibromialgia”, un análisis que se convertirá en la tesis doctoral de la enfermera Natalia Calvo, dirigida por la doctora Reyes Pérez. 

El estudio se inició con la realización de entrevistas y distintos tipos de mediciones a los 50 participantes -lo finalizaron 41-, que, posteriormente, fueron divididos en dos grupos. Durante un mes, el grupo A recibió, además de su tratamiento habitual, 14 baños (de unos 20-30 minutos) en la piscina termal, mientras que el grupo B continuó únicamente con su tratamiento. Transcurrido el mes, se tomaron de nuevo mediciones y se realizó un periodo de descanso de tres meses, tras el que comenzó la segunda fase del proyecto, en la que los grupos se intercambiaron los papeles. Los resultados de las mediciones realizadas entonces revelaron una clara mejoría de la sintomatología de la enfermedad gracias al agua de As Burgas. “Por ejemplo, al medir la alodinia vimos que inicialmente los participantes tenían una media de estímulo doloroso al llegar a 110 de presión. Justo al finalizar los baños, el estímulo doloroso no se presentaba hasta 160. Al cabo de un mes se mantenía en 160 y a los tres meses, no se daba hasta 170. Es un dato objetivo”, señala Reyes Pérez. Otra de las conclusiones de este trabajo, que se prolongó durante 13 meses, es que el efecto terapéutico de los baños dura al menos seis meses, con lo que es suficiente con aplicar el protocolo dos veces al año. 

No obstante, los beneficios descubiertos en el estudio no significa que todos los pacientes con fibromialgia deban “lanzarse” a la piscina termal de As Burgas para ver mejorada su dolencia. Al fin y al cabo, se trata de aguas mineromedicinales, no recomendables para personas con insuficiencia venosa o con determinados problemas de salud (cardiovasculares, por ejemplo).

La iniciativa de estudiar las aguas termales de As Burgas surgió de “la línea investigadora de mi directora de tesis, el diseño y la idea parten de ella. Es una opción novedosa, natural y pública”, apunta Natalia Calvo. No en vano, el termalismo se incluye en la formación de los futuros profesionales de enfermería que realizan, entre otras actividades, un seminario práctico en las Termas de Outariz.

 

Colaboraciones

El proyecto se realizó con la colaboración del centro de salud de Mariñamansa y, particularmente, con la del jefe del servicio, José Luis Muíño; el coordinador de Enfermería, Alexandre Naveira, y la enfermera Ana María Martínez. Asimismo, también colaboraron la Asociación de Fribromialgia y Fatiga Crónica de Ourense y dos estadísticos de la Fundación Sanitaria Galicia Sur. Más allá de las conclusiones de este trabajo, sus autoras consideran que “es interesante demostrar que cada terma es eficaz para determinadas patologías. Las dos ramas de estudio que tenemos es para patología reumática y para la dermatológica”. En este sentido, Reyes Pérez explica que “estamos en proceso de elaboración del protocolo para hacer un trabajo en As Burgas y también tenemos en mente hacer otro en las termas de Prexigueiro, en Ribadavia”. Además, “estamos tramitando con el Concello de Ourense la posibilidad de hacer un convenio de colaboración y también con Termas de Outariz, Prexigueiro y Chavasqueira, ya que quieren potenciar el uso terapéutico de las aguas”.

Y es que sobre los beneficios de las aguas termales ourensanas aún queda mucho por analizar. Y también por reivindicar. Así, los resultados del estudio han salido a la luz antes de que Calvo presente su tesis doctoral porque en el Parlamento de Galicia se está tramitando un decreto para regular el uso lúdico de las termas. “Ese decreto deja en muy mal lugar el uso terapéutico y limita la utilización de las termas a actividades lúdicas, lo que yo considero que es un gran error. Tenemos unas aguas mineromedicinales, sabemos de forma empírica que tienen una efectividad terapéutica potente y dejar ese recurso para algo turístico y lúdico, es algo que no se entiende. Hay que regular su uso, pero también incluir su uso terapéutico”, sentencia Reyes Pérez.

DSCF5076

 

Colegiación On-Line

Presentación de la documentación para la colegiación

Consultas

Realiza tus consultas de forma más rápida a través de la web

Trabajo

Consulta las ofertas de trabajo que llegan a nuestra oficina en un solo clic

Formación

Comprueba qué cursos están disponibles con su información completa