Imprimir

CID, X. (3 de febrero de 2021). La provincia logra frenar el ritmo de crecimiento semanal de los contagios. La Región. Recuperado de www.laregion.es 

La incidencia acumulada a 7 días sigue cayendo, aunque todavía es elevada, con 365 casos por cada 100.000 habitantes

La provincia comienza a ver la luz al final de la tercera ola del coronavirus. Las cifras muestran una caída en la incidencia acumulada del área sanitaria, tanto a 7 como a 14 días, así como en los casos activos, que descienden por cuarta jornada consecutiva. La razón de tasas, que muestra la comparativa semanal de incidencias, se situaba ayer por debajo de 1 (0,98), lo que significa que la provincia decrece con respecto a la semana pasada. Esta situación no se repetía desde el pasado 29 de diciembre, justo antes de que arrancase la escalada de casos derivados de las reuniones familiares de Navidad.

"Se empieza a entrever una cierta mejoría, pero aún es un poco pronto para evaluar la situación", señala María Sande, jefa de Medicina Preventiva del CHUO y miembro del comité clínico que asesora a la Xunta. "Esa cierta contención puede reflejar el efecto de las medidas", añade. El comité se reunió en la tarde de ayer para valorar la evolución de los últimos días en Galicia y hoy, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, comparecerá para dar a conocer el análisis de los expertos.

Incidencia elevada

Pese a la caída general en las cifras del área sanitaria de Ourense, la incidencia acumulada es todavía elevada. Ayer la provincia registraba 365 casos por cada 100.000 habitantes a 7 días, y 870 a 14 días. El Ministerio de Sanidad sitúa el nivel de riesgo "extremo" en valores de incidencia superiores a los 250 casos, por lo que la curva ourensana todavía tiene que seguir en descenso para poder hablar de una situación favorable.

La presión hospitalaria, por su parte, se mantiene estabilizada en el número de casos totales, aunque siguen produciéndose nuevos ingresos de forma diaria. Ayer, el área sanitaria contabilizaba 184 pacientes hospitalizados en planta, uno menos que en la jornada anterior; mientras la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del CHUO continúa con 13 ingresos por covid. La ocupación de enfermos de coronavirus de la unidad de críticos supone el 23% de las camas disponibles, a las que se podrían sumar, en caso de ser necesario, 9 quirófanos ya adaptados como boxes para críticos.

Si la presión sigue aumentando, el Sergas contempla el traslado de pacientes de la provincia a otras áreas gallegas, una medida que ya se tomó en la segunda ola, ante el elevado número de pacientes covid.

Caen los casos en Xinzo

Los nuevos contagios detectados en la última jornada se reparten en varios municipios de la provincia. La ciudad sigue siendo el más afectado, pero ayer cayó por debajo del millar de contagiados, con 998 positivos. Le sigue Verín, con 153 casos activos, que supera a Xinzo, con 148. El concello limiano, que afronta restricciones especiales desde el 21 de enero, registra un descenso continuado en las cifras de contagiados desde hace días: el día 27 de enero eran 227 los afectados, 79 más que en la jornada de ayer.

Por su parte, Carballiño se mantiene al alza, con 105 casos activos, 5 más que en el día anterior. Barbadás también registraba ayer 105 positivos, 2 más que el lunes. Allariz continúa en descenso, con 84 casos, mientras Celanova, con 71, y O Barco, con 64, crecen.

La razón de tasas da muestras de cierta mejoría en Galicia

La razón de tasas, aplicada a los datos de coronavirus, mide la diferencia en 7 días en las cifras de la incidencia acumulada. Si la tasa es mayor que 1 significa que semana a semana la incidencia crece, y si es menor que 1, que decrece.

En la gráfica de la derecha, realizada por el investigador bioinformático, doctor y profesor Daniel González-Peña, se puede ver la caída progresiva de la razón de tasas de Galicia desde el 18 de enero. En la jornada de ayer, la comunidad registró un 1.07, lo que supone que la incidencia sigue creciendo con respecto al martes 26 de enero, pero a un ritmo mucho menor que hace apenas una semana, cuando la razón de tasas superaba el 1,50. González-Peña explica que la caída de la razón de tasas es el primer paso para que el resto de indicadores (incidencia, casos activos, contagios) también descienda.