Imprimir

HERNÁNDEZ, M. (22 de octubre de 2020). Sanidad retrasa la decisión del toque de queda por los recelos de algunas comunidades con el estado de alarma. El Mundo. Recuperado de www.elmundo.es 

Su implantación está "casi madura" a la espera de consultas jurídicas para concretar el instrumento legal del que se sujetaría

La mayoría de comunidades autónomas se han pronunciado hoy a favor de que el Gobierno implante un toque de queda general durante la celebración del Consejo Interterritorial de Salud, que reúne al Ministerio de Sanidad y los consejeros regionales. Pero la decisión final se retrasa por las dudas mostradas por el País Vasco y Madrid , y también por Cataluña y Galicia, que han mostrado sus reticencias a que esta medida se incluya en una declaración de estado de alarma.

El documento que el Ejecutivo ha llevado a debate sobre un nuevo sistema de alertas, con unas medidas concretas, en función de la situación epidemiológica ha sido aprobado por mayoría y sólo País Vasco y Madrid se han abstenido.

Fuentes conocedoras de la reunión explican que la decisión en torno a un toque de queda nacional está "ya casi madura a la espera del instrumento jurídico". Las dudas de algunas autonomías radican en que no están de acuerdo con la cobertura legal de una declaración de estado de alarma, que es la postura del Ejecutivo.

Cuando Madrid apuntó esta semana por primera vez que se planteaba solicitar al Gobierno un toque de queda para toda España el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ya advirtió que debía de ser bajo el paraguas legal de un estado de alarma.

Pero algunas regiones no están de acuerdo. Por eso se va a realizar una "consulta jurídica". Fuentes de la Xunta apuntan que "no ven mal" un confinamiento nocturno pero rechazan ligarlo con el estado de alarma porque creen que "se puede modificar la legislación orgánica para que las autoridades sanitarias puedan disponer de ese instrumento".

El Gobierno no ha querido repetir la batalla que ya libró con el último Consejo Interterritorial en el que trató de aprobar medidas más duras para toda España, cuya aplicación inmediata significaba cerrar la capital de España,y no logró el consenso.

Ahora, en busca de un acuerdo, y ante las dudas de Madrid, País Vasco, Galicia y Cataluña, el Ejecutivo se ha querido dar un margen de tiempo. Esto ha impedido que el toque de queda o reducción de la movilidad nocturna haya podido aprobarse hoy. El resto de autonomías están empujando para que se apruebe en breve y se ha quedado que se abordará en la próxima reunión del Consejo Interterritorial.

En una rueda de prensa esta tarde, tras las reunión con los consejeros de salud, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha asegurado que "no hay todavía un consenso amplio" sobre el toque de queda y ha confirmado que Castilla y León lo ha pedido de manera oficial y la Comunidad Valenciana, también, aunque no por escrito.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, se ha mostrado partidario esta tarde de aplicar el toque de queda porque, en su opinión, puede favorecer el control de la transmisión del coronavirus.