Imprimir

P.Varela. 20 de octubre de 2020. El Sindicato de Enfermería estudia denunciar por vía penal el presunto intrusismo por los test covid-19 en las farmacias. La Voz de Galicia. Recuperado de lavozdegalicia.es 

«No son pruebas definitivas, y pueden crear una falsa sensación de seguridad», advierte Carmen García, secretaria autonómica del Satse

La realización de los test covid-19 en las farmacias de Ourense, primera provincia de Galicia donde el colectivo aborda la puesta en marcha de pruebas diagnósticas, amenaza con llegar a los tribunales. Este martes, el Sindicato de Enfermería (Satse) anunció que ha solicitado a su equipo jurídico evaluar la denuncia por vía penal al entender un presunto intrusismo por parte de una trabajadora adscrita a una farmacia privada de Barbadás, que efectuó un test a un ciudadano mientras una televisión emitía el proceso en directo.

Carmen García Rivas, secretaria autonómica del Satse, expone que «se está valorando internamente una demanda, porque discrepamos de una medida que podría derivar en sorpresas desagradables». En este sentido, Rivas analiza el posible impacto que podría tener la realización de las pruebas a sabiendas de que «no tienen un índice alto de fiabilidad»: «No son test definitivos. Pero además, las farmacias no cumplen los requisitos para que la gente no esté mezclada. Proceder a hacer pruebas que determinen si se padece o se padeció el coronavirus no es fácil, por mucho que indiquen que se realizan por echar una mano o por altruismo».


En el Satse preocupa que la gente acuda ahora a las farmacias para, a continuación, «irse con una falsa sensación de seguridad» en caso de dar negativo. «Puedo entender a los ciudadanos, pero esto no aporta un valor añadido. ¿Hay quien lo hace para quedarse más tranquilo? Vale, pero yo no lo estaría, porque no es concluyente», avisa.