Imprimir
PALOMANES, P. (Martes, 7 de julio de 2020). Un informe decidirá si se abre el centro de salud de Albarellos. La región. Recuperado de https://www.laregion.es/
 
La ya conocida como "revolución dos bidóns" urge su apertura y no tener que desplazarse a Vilaza.
 
Hoy martes, día 7 de julio, se cumple una semana del inicio de la ya conocida como "revolución dos bidóns" por la que medio centenar de vecinos del concello de Monterrei -en su mayoría octogenarios- se congrega cada mañana, entre las 10,30 horas y las 13,00 horas, a las puertas de la Casa Consistorial y Centro de Salud para reclamar -a golpe de bidón- la apertura de este último servicio. 
Desde que se inició la remodelación de la administración local a finales del pasado 2019 -el edificio integra también un pequeño consultorio- la facultativa de Albarellos trabaja en el centro de salud de Vilaza, a dos kilómetros de distancia y a donde tienen que acudir también sus pacientes, muchos de ellos de avanzada edad y que se ven obligados a coger taxis, aseguran, por no tener quien les acerque. 
Pese a que las obras ya han finalizado, Sanidade no da el visto bueno a la reapertura del consultorio, el cual necesita de una sala anexa para covid-19. Desde el Concello solicitaron e instalaron una infraestructura anexa y confían, tras una visita de técnicos del Sergas, que se les autorice a retomar un servicio que, remarcan, están dispuestos a mantener. Los vecinos, por su parte, piden servicios dignos y la reincorporación inmediata al consultorio de la titular en Medicina y de la ATS. Además, continuarán con las movilizaciones y convocarán, en los próximos días, una nueva asamblea. "Logo da reforma achicouse o consultorio médico, que xa non era moi grande. A sala de espera podería terse empregado como sala covid e foi nese punto cando comezamos a enviar escritos ao Concello. O alcalde a nós directamente nunca nos respondeu", asegura Aurora López, una de las manifestantes. "Hai un despacho que está empregando a asistenta social e con abrir unha porta ao centro de saúde podería solventarse o problema", añade. 
Por su parte, Rosa González, concejal delegada del Concello de Monterrei recordó que el teniente de alcalde, Delfín Fidalgo, ya expuso la situación a los vecinos. "Antes do covid non se nos esixía ter unha consulta aparte, por eso non se incluiu no proxecto. Non entendemos as protestas. Nós estamos traballando a fondo para que este problema se arranxe. A sala de espera era enorme para catro ou cinco persoas e parte do espazo empregouse para instalar o ascensor. O protocolo do covid, non obstante, esixe que dita sala sexa independiente", dice la edil. Desde el Concello esperan que el área sanitaria dé por buena la instalación del contenedor para atención al covid tras la inspección de los técnicos. "Nós queremos o mesmo que os veciños", afirmó González. 
El próximo 20 de julio se celebrará un pleno extraordinario para tratar este asunto a petición de los grupos de la oposición. "Nós non vemos o contenedor como o máis apropiado para solventar a situación. Neste caso hai moitos centros de saúde que tampouco teñen unha sala aparte de covid", aseguró Alberto Rodríguez, portavoz del BNG. "Queremos que nos devolvan o que tiñamos".