Imprimir

FERNÁNDEZ, E. (12 de febrero de 2020). Sensibilidad Química Múltiple:<<Te cambia la vida, te limita>>. La Región. Recuperado de www.laregion.es 

María Argentina Rey, médica y afectada por esta enfermedad crónica, alerta del aumento de casos

Una sentencia reconoció en 2018 como accidente laboral el síndrome de sensiblidad química múltiple que una funcionaria adquirió en su puesto de administrativa en un edificio de la ciudad, por el contacto con productos químicos. La enfermedad, que implica la pérdida progresiva de tolerancia a productos químicos, afectada cada vez a más gente y desde Ourense hay varias iniciativas para visibilizarla. María Argentina Rey es médica y paciente: hace 10 años que un vertido de gasoil en su centro de trabajo le cambió la vida. Preside SQM-Galicia y este miércoles presenta una charla sobre el tema, a las 20,00 horas en el Marcos Valcárcel, organizada por la Asociación de Fibromialxia, Síndrome de Fatiga Crónica e Sensibilidade Química Múltiple de Ourense.

"Hay un antes y un después del síndrome, pasas de hacer una vida normal a una limitada", explica la afectada. "Es una enfermedad crónica sin tratamiento curativo, lo único que podemos hacer es evitar las exposiciones", apunta María Argentina Rey, que no puede salir a la calle sin mascarilla y se ha visto obligada a modificar todas sus rutinas. "Cada vez que te expones a productos químicos desarrollas una serie de síntomas. Hay respiratorios, digestivos, oculares… Te ves obligada a hacer un control ambiental continuo".

Un giro de 180 en la rutina

No todos los afectados por la enfermedad desarrollan los mismos síntomas, pero la presencia de los productos químicos es cada vez más frecuente. "Vivimos una sociedad que trata con productos químicos todo. Los alimentos, el agua, la ropa… Debemos consumir alimentos libres de pesticidas, utilizados filtros para el agua, tenemos que ver la calidad del aire, usar purificadores…". El tema de la mascarilla también es otro quebradero de cabeza: "Muchos no toleramos los materiales de fabricación".

La médica alerta de que la enfermedad está "infradiagnosticada porque es poco conocida por los profesionales sanitarios, pero no es una enfermedad rara. Puede alcanzar el 5% de una población. Podrían estar 5.000 personas afectadas en Ourense sin saberlo", aclara.

Las reivindicaciones

Las demandas de los afectados se centran ahora en la corrección de los protocolos del Sergas. "Está bien que haya protocolos, pero el actual tiene dos errores principales. Dice que las sábanas en ingresos hospitalarios deben ser lavadas con jabón neutro. No lo toleramos, deben ser esterilizadas. El segundo error es la recomendación de lavarse con una solución de hidroalcohol para los sanitarios. Esto no solo no lo toleramos, sino que tenemos reacciones tremendas".

La otra lucha es la de creación de unidades especializadas para el tratamiento de esta enfermedad crónica. "Estamos en tierra de nadie. Te van derivando de especialista en especialista. Se calcula que pueden pasar entre 5 y 10 años hasta que se da con el diagnóstico".

Aunque no se atreve a dar una cifra, alerta de que "cada vez hay más casos en Ourense y a la asociación nos llega gente todos los días con síntomas ante la exposición a productos químicos". Según la médica, ya hay casos diagnosticados en niños y la enfermedad es mucho más frecuente en mujeres que en hombres.